Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal imputa por la desaparición de Pertur a dos etarras

Reclama que los jefes terroristas Apala y Pakito aclaren qué pasó en 1976 con el responsable de los 'polimilis'

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado formalmente al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que llame a declarar en calidad de imputados a los ex dirigentes de ETA militar Francisco Mujika Garmendia, Pakito, y Miguel Ángel Apalategi Aierbe, Apala, por el secuestro con desaparición del ex jefe de los polimilis Eduardo Moreno Bergaretxe, Pertur, ocurrido el 23 de julio de 1976 en la parte francesa de Behobia, a menos de dos kilómetros de la frontera con España.

Los dirigentes de los 'Bereziak' fueron los últimos que vieron vivo a Pertur

La fiscalía no cree que 'ultras' italianos secuestraran al dirigente de ETA

La historia vuelve con fuerza. Aunque la desaparición del dirigente de ETA Político-militar fue investigada por la justicia francesa, nunca se llegó a conocer el paradero del activista. Los padres de Pertur presentaron el pasado mes de mayo una querella criminal para reclamar una investigación por delito de terrorismo del que sería competente la Audiencia Nacional. A su entender, el delito no habría prescrito porque, aunque ya han transcurrido casi 32 años desde que ocurrieron los hechos, el delito es permanente hasta que no aparezca el cuerpo o el autor dé cuenta de su paradero.

La familia de Pertur mencionaba en la querella todas las hipótesis que se conocen sobre el secuestro del dirigente de ETA, pero la fiscalía tiene claro que unas hipótesis son más verosímiles que otras.

Por ello, ha reclamado al juez Fernando Andreu que cite a declarar en calidad de imputados a Pakito y Apala, los dos etarras con los que Pertur fue visto por última vez. Varias personas, que han sido citadas como testigos, vieron a Pertur junto con Apala y Pakito en San Juan de Luz, donde el primero residía, durante la mañana en la que desapareció. El propio Apala contó después a la policía francesa que Pertur les pidió que le llevaran en coche hasta un cruce en Behobia, próximo a la frontera y que le dejaron allí sobre las 11.30.

Sin embargo, a las nueve de la mañana, Pertur había salido de su apartamento para dirigirse a una cita fijada para las diez en el Café La Consolation, de San Juan de Luz. El encuentro lo había apalabrado días antes a través de una librería de Hendaya, donde le habían dejado una nota que decía: "Una persona que conociste hace un mes quiere volver a verte". Pero Pertur nunca entró en el café.

Eleuterio Jauregi Beloki, Trotski, y otra persona vieron a las 9.40 en San Juan de Luz a Pertur en compañía de Apala y Pakito, que residían en Hendaya. La hipótesis más verosímil para la fiscalía es que la desaparición fuera obra de los comandos especiales, o Bereziak, de ETA, de los que Apala era uno de sus líderes. En mayo, el propio Pertur había sido retenido por Eugenio Etxebeste, Antxon, y Simón Loiola, Mendi, para impedir que acudiera a una reunión. Pertur había dirigido una carta a su compañera en la que afirmaba que el sector Bereziak había convertido la organización en el País Vasco francés en un Estado policial donde cada uno sospechaba del vecino.

La fiscalía no da ninguna verosimilitud a la tesis de que Pertur fuese secuestrado por ultraderechistas italianos, que se ha barajado como posible en un documental. Por ello, ha reclamado al juez que cite como testigos a Eugenio Etxebeste, Antxon; Simón Loiola, Mendi, Eleuterio Jauregi, Trotski, y los italianos Pierluigi Concutelli y Carlo Cicuttini.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2008