Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Gunter Stent, uno de los fundadores de la biología molecular

Utilizó el fósforo radiactivo para ver la estructura y función del ADN

Gunter Stent, uno de los fundadores de lo que hoy conocemos como biología molecular, falleció el 12 de junio en su casa de Pensilvania a los 84 años de edad, por una neumonía. Había nacido en Berlín en el seno de una familia judía que emigró a Estados Unidos durante el régimen nazi. Realizó sus primeros estudios en Chicago y después trabajó en el laboratorio de Max Delbruck. En California empezó a desarrollar su labor investigadora independiente, fundando, en Berkeley, el primer Departamento de Biología Molecular del que se tiene noticia.

Gunter Stent perteneció a la generación de la edad de oro de la biología molecular, formó parte del denominado grupo del fago de Cold Spring Harbor, con James Watson, Delbruck y Seymour Benzer, y fue un excelente eslabón de una excelente cadena que empezó con Delbruck, su mentor, y continuó, tras él, con Sydney Brenner, su primer becario posdoctoral.

El afán de conocer de Stent era sólo parejo a su afán de agradar. Cuentan que cuando fue a pedir empleo al laboratorio de Delbruck, éste le preguntó si quería trabajar con fagos, y Stent le contestó: "Sí, señor, eso es lo que verdaderamente quiero hacer, pero ¿podría decirme qué es un fago?". Aunque no lo parezca por esta anécdota, fue un hombre muy culto, un pensador que no sólo publicó trabajos científicos, sino que escribió (en las revistas Nature y Science) artículos de filosofía y ciencia, y fue un gran docente. Escribió un libro de texto muy conocido sobre genética molecular, bien traducido en su edición española. Cuidó la formación de los más jóvenes que trabajaron o contactaron con él, como describió Horace Freeland Judson en su libro El octavo día de la creación.

Quizá el experimento más relevante realizado por Stent fue uno que llevó a cabo a principio de los cincuenta del siglo pasado, en un tiempo en el que, a pesar de los trabajos pioneros de Oswald Avery y sus colaboradores o de Watson y Francis Crick, se seguía cuestionando en algunos foros la función del ADN. Entonces, Stent describió cómo el marcaje con fósforo radiactivo del ADN podría facilitar el estudio de su estructura y función. Un experimento relacionado con el publicado por Alfred Hersey y que le valió el Premio Nobel a este último.

Afable, en las reuniones prefería hablar con los estudiantes más que con los poderosos profesores. Era humilde, poco mediático, pero brillante en sus intervenciones. Aunque él probablemente nunca hubiera pedido un recuerdo, creo que le habría gustado que le hayamos recordado.

Jesús Ávila es profesor de Investigación del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CSIC)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS