Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estilos

Un danzarín robótico

Las máquinas no tienen demasiado criterio musical, pero ya son capaces de bailar. Como mínimo, en el Sónar. Uno de los objetos que más llama la atención en el apartado de la feria comercial del festival es un original MP3 de la marca Sony que no sólo reproduce música, sino que también la baila.

Con una forma más propia de un juguete, el Rolly -nombre con el que ha sido bautizado el invento- se convierte en el rey de la pista gracias a unas pequeñas aletas laterales que le permiten hacer decenas de movimientos saltarines y animados con juegos de luces. Con una capacidad de 2GB, este mini-robot almacena más de 1.300 canciones, que se pueden transmitir directamente desde el ordenador al Rolly para pasar un buen rato. Al menos, durante las cinco horas continuas que dura la batería, una menos si se activa en plan Tony Manero. El aparato crea automáticamente sus propias coreografías, aunque también se le puede marcar el paso e, incluso, intercambiarlas vía Internet. Está disponible en Japón y Estados Unidos, donde se vende a 399,99 dólares (258 euros).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de junio de 2008