Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EUROCOPA 2008 | Cuartos de final: Portugal-Alemania

Ronaldo apunta al Madrid

El portugués, sin citar al club blanco, reconoce que ya tiene decidido su futuro

Aunque no pronunció el nombre del Real Madrid, a Cristiano Ronaldo se le entendió anoche perfectamente que su aspiración es jugar la próxima temporada en Chamartín. Acabado el partido, el Bota de Oro del Manchester United, con 42 goles, anunció: "En dos o tres días habrá un comunicado sobre mi futuro inmediato". Y, cuando se le preguntó si podía recalar en el Madrid, respondió: "Hay grandes posibilidades. Todo el mundo tiene un sueño, y yo también. No se trata de una cuestión deportiva sino personal. No es fácil, porque la cuestión no depende sólo de una persona sino de varias. Hay contactos y espero que se resuelvan rápido".

Ronaldo viaja hoy a Manchester para ser sometido a una pequeña intervención y posteriormente intentará forzar su pase al Madrid. El Manchester United llegó a denunciar al equipo blanco ante la UEFA por entender que aspiraba a llegar a un acuerdo con el jugador pese a que tiene contrato con el club inglés. Alex Ferguson, técnico de los diablos rojos, se opone al traspaso. El jugador, sin embargo, ha tomado ya la decisión de abandonar Old Trafford y tiene prácticamente cerrado su acuerdo particular con el Madrid. Ambos clubes deberán discutir ahora el precio de una operación cuyo tope se estima en 90 millones de euros.

También el azulgrana Deco intentará resolver su contrato con el Barcelona, club que ya ha anunciado su disposición al traspaso, para negociar su fichaje por el Inter o más probablemente por el Chelsea, equipo que será dirigido la próxima temporada por Luiz Felipe Scolari, hasta ayer seleccionador de Portugal. "Me siento decepcionado y al mismo tiempo frustrado". Scolari se sentía abatido porque abandonaba la selección portuguesa con una derrota después de haber anunciado su compromiso la próxima temporada con el Chelsea. "Me sabe mal no haber cumplido el objetivo que le manifesté a la federación y que era el de quedar entre los cuatro primeros del torneo", prosiguió el técnico brasileño. "Haber anunciado mi marcha después de la clasificación para cuartos no ha tenido ninguna incidencia en el partido; si no lo hubiera dicho, habríamos perdido igualmente", insistió. "Dejo muchos amigos en Portugal, un país que me ha tratado muy bien durante cinco años maravillosos".

Aunque se quejó por la falta de Ballack sobre Paulo Ferreira en la jugada del tercer gol, Scolari aceptó que Alemania había sido superior en el campo. "Han marcado la diferencia en las jugadas a balón parado", precisó. "Nos ha faltado concentración".

Joachim Löw, el seleccionador alemán, estaba tan satisfecho con la victoria de su equipo como "irritado" por haber tenido que presenciar el partido en la tribuna después de ser sancionado con un partido. "Ver un encuentro detrás de los cristales es muy duro porque estás muy lejos del terreno". "Después de nuestro partido contra Austria, se imponían cambios. Hasta hoy no habíamos jugado a un buen nivel, así que debíamos ofrecer alguna señal para que la gente se diera cuenta de que estábamos de vuelta", precisó. "Hemos cerrado muy bien los espacios en el medio del campo y salimos rápidos en las transiciones".

Löw fue sustituido en el banquillo y en la sala de prensa por su ayudante, Hans-Dieter Flick, especialmente feliz después de conseguir que la Nationalmannschaft alcanzara las semifinales del torneo. Ex jugador del Bayern Múnich y del Colonia, Flick pronosticó que su selección está ya preparada "para cualquier cosa". "La única diferencia respecto a partidos anteriores ha sido que esta vez me podía levantar del banquillo cuando normalmente es Löw quien sale al área técnica", dijo. Y concluyó: "Los alemanes estarán contentos porque habrán visto el equipo que deseaban ver".

Ballack se manifestó de forma parecida a Flick: "Frente a Portugal se ha visto de qué somos capaces". "Jugar a partir de un 4-4-2 se nos da bien, pero nos faltaba creatividad en el campo, y hoy hemos funcionado mejor con los cambios posicionales y de dibujo", añadió en relación a una formación que a menudo se estiró a partir de un 4-2-3-1. "Necesitábamos reaccionar después de la presión que sufrimos en el partido frente a los austriacos y de las dudas surgidas tras enfrentarnos a Croacia".

"Dedicamos nuestro triunfo al míster", intervino Schweinsteiger, designado como el mejor jugador del encuentro. "Yo también quería resarcirme después de mi expulsión frente a Croacia. Sé que hice mal y por eso quería devolverle al equipo lo que le quité ese día".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de junio de 2008