Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encierro contra la reducción de la red de orientadores

Los especialistas de 29 de los 34 centros irán a colegios

Miembros de los equipos de orientadores de Infantil y Primaria se encerraron ayer en un centro de Villaverde contra el "desmantelamiento" de la red. Son unos 380 especialistas -psicólogos, pedagogos y trabajadores sociales- que atienden problemas como discapacidades o acoso escolar en alumnos de 3 a 12 años. Ellos coordinan las visitas a colegios públicos y privados desde 34 centros que el curso que viene quedarán reducidos a cinco. La mayoría del personal será trasladado a las aulas. La Consejería de Educación alega que es para acercarlos a los alumnos. Ellos denuncian que perderán independencia y efectividad.

Los orientadores funcionan como una red desde 1982. Visitan los colegios y también atienden a las familias en sus sedes. Ahora denuncian que Educación ha reorganizado ese modelo sin contar con ellos. Cierran centros y distribuyen al personal, pero sin consultarles. Mercedes Babío, directora de los orientadores de Pozuelo, denuncia que en la zona oeste, donde ella trabaja, quedará uno de los cinco centros actuales. En Madrid capital, se pasará de 11 a 1. "Tenemos un carácter de servicio público y una coordinación con los servicios sociales que vamos a perder", denuncia.

Educación alega que busca más atención para los niños, pero no amplía plazas

"Queremos que desarrollen toda su jornada laboral en los colegios, acercarlos a los niños", explica Carmen Pérez Llorca, directora general de Infantil y Primaria, que recuerda que es demanda de los directores de colegios. "Si no están continuamente aquí no pueden atender todos los problemas, no basta con una mañana a la semana", añade Elena Márquez, presidenta del Consejo de Directores de Educación Infantil, Primaria y Especial de la Comunidad de Madrid.

Los 380 orientadores atienden a 740 centros públicos. Con el nuevo sistema, unos 50 quedarían fijos en las sedes territoriales. Eso significa, un orientador por cada dos o tres colegios, ya que Educación no ha previsto incrementar el número de especialistas. "Tendrán que aumentar el cupo si quieren que los orientadores lleguen a todos los centros", admite Márquez. "Vamos a estar más horas en los colegios, pero el tiempo efectivo de atención al niño no aumenta. Si el año que viene llevo tres centros, dedicaré tiempo a buscar materiales y a hacer informes", añade Javier Adrados, también orientador. Unas 200 personas asistieron a la asamblea en Villaverde. La mitad se quedó a dormir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de junio de 2008