Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El motor de Santana se cala

La empresa de Linares ralentiza su producción y podría parar el lunes

Santana Motor, de Linares (Jaén), la única empresa automovilística formada con capital íntegramente andaluz, no escapa a los efectos del paro de transporte. La factoría, que da empleo a 550 trabajadores y de la que dependen otro millar del parque de las empresas del parque de proveedores, podría parar su actividad a principios de la próxima semana si se mantiene la huelga de transportes, lo que, probablemente, llevaría consigo también un expediente temporal de regulación de empleo.

El presidente del comité de empresa, Pedro Gálvez, alertó sobre la escasez de piezas, lo que ha acarreado el incumplimiento de las previsiones de producción.

De momento, las cadenas de montaje de Santana siguen funcionando, aunque a un ritmo menor del habitual, en torno al 70%. "Lo que se ha hecho ha sido reducir la cadencia de producción, también porque la demanda no está siendo excesiva en estos momentos", señaló un portavoz de la compañía, cuyo accionista mayoritario es la Junta de Andalucía. La factoría ha podido solventar mejor que otras firmas automovilísticas el paro de transportes gracias a las previsiones para acumular un stock de componentes necesarios para la fabricación de sus dos modelos: el Massif, del que se fabrican ocho unidades al día, y el Jimmy, con una producción diaria de 20 coches. No obstante, desde el principio de esta semana el stock de vehículos fabricados sigue creciendo ante la imposibilidad de que salgan camiones para los concesionarios.

La dirección no descarta una regulación de empleo temporal

.

De momento, los responsables financieros de Santana Motor confían en que las consecuencias de este paro de transportistas no altere las previsiones para el cierre del ejercicio económico de este año, que sería el primero en el que la firma automovilística andaluza alcanzaría el equilibrio financiero dejando atrás las pérdidas, cifradas en 12 millones en 2007 y en 23 millones en 2006. Es más, el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo, se ha mostrado confiado en que Santana entrará en la senda de los beneficios a partir del próximo año.

El cambio de ciclo en Santana, al que ha contribuido el plan de diversificación industrial en otros sectores productivos, va a coincidir con movimientos en el control de la empresa. Así, la multinacional italiana Fiat-Iveco prevé comercializar bajo su marca el todoterreno Massif fabricado en la factoría Santana Motor. Este acuerdo se plasmará con la opción de compra de las cadenas de montaje de Santana que Fiat podría ejercer antes de fin de año. Las previsiones son comercializar entre en un principio unas 3.000 unidades al año del nuevo todoterreno.

Por lo que respecta al otro modelo fabricado en la planta de Linares, el Suzuki Jimny, el acuerdo rubricado el año pasado acordó ampliar hasta septiembre de 2009 la licencia para fabricar este vehículo.

Además de la producción de vehículos, la planta linarense de Santana Motor fabrica también los vagones de los futuros metros de Málaga y Sevilla, gracias a la alianza de la empresa andaluza con la multinacional vasca CAF. El plan de diversificación promovido por el Gobierno autonómico, prevé también la construcción de aerogeneradores por parte del grupo Gamesa. Con todas estas líneas de producción, la Junta confía en hacer rentable la empresa linarense.

Por otro lado, el paro de transportes también se está dejando sentir en la fábrica que la multinacional Valeo, que fabrica componentes de iluminación para los vehículos, tiene en Martos (Jaén), y donde trabajan alrededor de un millar de trabajadores. En concreto, Valeo ha parado la mitad de sus líneas de producción, con las que surte de material a las fábricas ubicadas en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 2008