_
_
_
_
_
Reportaje:

Versos sacados de la basura

La fachada del Instituto Cervantes luce una banderola con poemas infantiles hechos de recortes

Si el surrealista André Breton hubiera contemplado ayer la fachada del Instituto Cervantes, habría dado palmas con las orejas. Niños poetas de no más de 12 años componían y levantaban entre las columnas del edificio una bandera de versos elaborados con recortes de palabras encontradas por la calle. Frases como "¿Dios está en la calle o en el cielo?", "Juan, el héroe de mazapán" o "Atención: nueva mujer única vestida de blanco", se entrelazaban con CD abandonados que servían de letra o y pintarrajos sin sentido. Ni reglas ni rima consonante, sólo verso libre colectivo y casi automático.

Bajo la tutela del poeta Dionisio Cañas, catedrático de Literatura Española en la Universidad de Nueva York, Pedro y Álvaro, de 10 y 12 años, curtidos en la calle a golpe de peonzas y fútbol, se convirtieron en poetas durante tres días por buscar palabras en contenedores de basura. Y como ellos, otros 20 niños, algunos tutelados por la Comunidad por maltrato y abandono, y otros procedentes de colegios públicos, trabajaron en equipo para crear lo que llaman El gran poema de nadie. "Lo que intento enseñarles es que la poesía no es exclusiva de hombres solitarios y raros, sino una forma de expresión colectiva", explicaba Cañas entre cubos de pintura y recortes de periódicos, minutos antes de asistir al izado de la bandera junto a las Cariátides del edificio. Allí (en Alcalá, 49) estará su obra una semana, si el tiempo lo permite.

Niños tutelados y de colegios públicos participan en el taller

"Lo mejor no es hacer esta poesía, que no tiene rima ni nada, lo mejor es la merienda que nos dan", ironizaba Pedro. "Y el trabajo en equipo con otra gente", respondía diplomáticamente su compañero, que poco antes se había manchado las manos -y la ropa- de pintura acrílica por no soltar la peonza mientras pintaba. "La verdad es que parecíamos sin techo en busca de cartones, porque estuvimos revolviendo en todos los contenedores para sacar palabras que nos gustaban, pero ha sido muy divertido", explicaba Eva, de 12 años, con exitosa búsqueda. Así, las marcas de galletas y bebidas sobre el papel ofrecían la frase "Tú eres el súper príncipe galáctico de Coca-Cola".

El taller forma parte del proyecto Artes para toda la vida, promovido por la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social (en funcionamiento desde 2001 con diversas consejerías de la Comunidad en el patronato). Participan colegios públicos representativos de cualquier clase social y familia.

Hasta finales de año, el programa se completará con talleres infantiles de arquitectura, artes plásticas, música, artes escénicas y moda, con profesores como Fernando Sánchez Castillo, Blanca Li y Ágatha Ruiz de la Prada. Mientras, Eugenia Rico (Premio Azorín de Novela) toma nota de cada sesión para escribir sobre la experiencia: "Será algo entre El Principito y Alicia en el País de las Maravillas, donde los niños protagonistas descubrirán las artes a través de personajes fantásticos. La bandera de poemas izada en un antiguo Banco Central sirve para demostrar el triunfo de la palabra sobre el dinero y el poder. Eso es lo que escribiré en el libro".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_