Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta planifica invertir 16.000 millones en carreteras hasta 2020

El Gobierno promete 1.359 nuevos kilómetros de autovías y corredores

Tres años después de su toma de posesión, el Gobierno bipartito presentó ayer el Plan Director de Estradas de Galicia (PDEG) que planifica la inversión de 16.000 millones de euros (la mitad con cargo a la Xunta y el resto con fondos del Ministerio de Fomento) hasta el año 2020. En total, el guión establecido por el Gobierno gallego incluye 662 actuaciones a través de Política Territorial, para mejorar el 74% de la red autonómica de carreteras.

Las vías de altas prestaciones pasarán de mil kilómetros actuales a 2.300

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y la conselleira de Política Territorial, María José Caride, quisieron solemnizar al máximo la presentación del plan y convocaron dos actos consecutivos. Uno por la mañana en el Pazo de Raxoi, reservado para las grandes ocasiones, en el que dieron explicaciones a la prensa (con el ruido de fondo de los despedidos de Galicia Dixital manifestándose en el Obradoiro). El otro por la tarde, con representantes políticos, sociales y económicos de toda Galicia reunidos en el Pazo de Congresos de Santiago. Allí se concentraron hasta cinco grupos diferentes de manifestantes (la policía practicó una detención).

El plan, que abandona la clasificación de las carreteras en función de su titularidad y la sustituye por un modelo que las identifica por su función, pretende incrementar del 65% al 100% los núcleos de población a menos de 30 minutos de una autovía, una autopista o un corredor. En este capítulo, el de las vías de altas prestaciones, destacan las conexiones exteriores (las autovías Santiago-Vilalba-A8, la central hasta Ponferrada, la Verín-Portugal, la que unirá la A52 con la Plisan y la frontera lusa y la que irá de Tui a Portugal pasando por Goián). También las vías que servirán de enlace entre las grandes ciudades (Lugo-Ourense, Lugo-Santiago, Santiago-Ourense, Pontevedra-Vigo, O Porriño y la conversión en autovía de la N-550 entre A Coruña y Tui).

El plan incluye las conexiones con puertos y aeropuertos (las dársenas exteriores de A Coruña y Ferrol, las variantes de Vilagarcía, Marín y Barreiros-San Cibrao y la conexión directa con el aeropuerto vigués) y con las rías (Costa Norte, Costa da Morte, Santiago-Brión-Noia, Barbanza, Vilagarcía-Curro, Salnés, Morrazo, Nigrán-Baiona y Tui-A Guarda). Así como las conexiones entre sistemas urbanos intermedios (Nadela-Sarria-Monforte, Ferrol-Vilalba, Santiago-A Estrada, Caldas-A Estrada-Silleda, Ourense-Celanova, Tomiño-Gondomar, Lalín-Chantada-Monforte y el enlace AG53-Carballiño).

Todas estas actuaciones firman en el capítulo de vías de altas prestaciones: tendrán características de autovía (cuatro carriles) o de corredor (dos preparados para su desdoblamiento).

Por la tarde, Touriño celebró un acto en el Palacio de Congresos de Santiago para presentar el proyecto y a las puertas se dieron cita numerosos colectivos vecinales y grupos de trabajadores con pancartas de protesta. Uno de los manifestantes fue detenido por la policía.

El líder del PP, Núñez Feijóo,acusó al Gobierno de alcanzar sólo un "muy deficiente" porque apenas ha sido capaz de terminar un 15% de los kilómetros de vías de alta capacidad que tiene a su cargo. "Si hubieran actuado con responsabilidad, Galicia tendría hoy 10 vías de alta capacidad y no una y media", subrayó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2008