Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN JOSÉ IBARRETXE | Presidente del Gobierno vasco

"ETA se siente políticamente habilitada por la negociación con el Gobierno"

Vitoria
Se siente cómodo con sus andanadas verbales. Duro como una roca, ciclista sufridor, convierte su obstinación en el arma para galvanizar al nacionalismo en los momentos de mayor debilidad. Por ejemplo, los actuales

Rotundo. Imperturbable. Seguro de sí mismo. Amable en las formas. Mirada penetrante. El discurso de siempre. Juan José Ibarretxe (Llodio, 1957), ante su penúltimo pulso político: la consulta. Su auténtica obsesión y la de muchos más. Entre otros, por alusiones, el propio Zapatero.

Pregunta. ¿Se irá a casa si el Parlamento no aprueba la consulta el 27 de junio?

Respuesta. Me iré a casa si la sociedad vasca no apoya las ideas que he presentado. Cuando me dicen: '¿Por qué haces esto, que puede ser un fracaso para ti?', les digo con un poquito de sorna: 'No me queráis tanto'. Porque es curioso que quien prevé que va a ser un enorme fracaso del lehendakari y del Gobierno es el que no quiere que se haga la consulta, mientras yo no tengo ningún miedo a conocer qué es lo que opina la sociedad vasca. Si no apoya las ideas que en nombre del Gobierno estoy presentando, me iré a mi casa.

"Zapatero habló con ETA de las cosas que se niega a hablar conmigo"

"Urkullu participó íntegramente en los planteamientos de la ley de consulta"

"Yo espero un sí rotundo del Parlamento. No sé lo que hará PCTV"

"La consulta es legal, constitucional. No conozco ningún argumento en contra"

"¿En el banquillo? A veces crees que esto es una enorme tomadura de pelo"

"Imaz me parece un gran valor desde el punto de vista científico y político"

P. ¿Por qué anuncia la consulta si sabe que es rechazada por casi la mitad de la sociedad?

R. No, no. No sabemos qué parte de la sociedad está de acuerdo y qué parte no. El problema de los políticos es que no sabemos qué es lo que quieren nuestras sociedades porque no se lo preguntamos. Yo digo: esto es lo que quiero proponer; quiero saber cuál es vuestra opinión, decídmela. Vamos a saber qué es lo que opina toda la sociedad.

P. ¿Le incomoda estar en manos del PCTV?

R. No me incomoda estar en manos del Parlamento. El que tiene la decisión es el Parlamento. No entiendo que haya ningún grupo parlamentario que vote no a darle la palabra al pueblo. Por lo tanto, yo espero un rotundo del Parlamento vasco. En la sociedad vasca hay muchísimos socialistas de buen corazón que no aceptan el mensaje que está trasladando el PSE y que dicen: '¿Por qué no vamos a celebrar una consulta, por qué no vamos a votar?'.

P. ¿Intuye cuál puede ser el voto del PCTV-EHAK?

R. No tengo ni idea. Hará lo que crea oportuno. Los que cuestionan el sentido de estos votos de EHAK no se lo cuestionan cada viernes cuando sirven en muchas ocasiones para derrotar al Gobierno. Es más, el Partido Socialista presentó recientemente una iniciativa firmada por el portavoz de EHAK, el del Partido Socialista y Aralar para derrotar al Gobierno. Quiero decir, no se puede hacer hipocresía de esa naturaleza.

P. Pero si se prohíbe la consulta y, por ejemplo, ni siquiera hay urnas, ¿seguirá adelante?

R. Ésos son pasos posteriores. Primero hay que tener respeto y me parece terrible que una ministra del Gobierno español salga diciendo en un alarde de nerviosismo que lo prohíbe antes de que yo lo presente. Le digo al Gobierno español que tenga un poco de calma y serenidad.

P. Pero usted sabe que no está reconocida la consulta.

R. ¡Cómo no va a estar reconocida! Está perfectamente reconocida. La consulta es plenamente legal, plenamente constitucional, plenamente democrática y no conozco ningún argumento en contra.

P. Pero ¿en qué texto legal se permite?

R. En el propio Estatuto está perfectamente regulada la posibilidad de conocimiento de la voluntad de la sociedad vasca. En la Constitución española se establece el esquema del referéndum cuando se modifican, desde un punto de vista jurídico, los marcos. Nosotros no pretendemos modificación del marco jurídico, por lo tanto, no estamos ante un referéndum, no estamos ante una petición de autorización al Gobierno español. Yo le decía a Zapatero: '¿Tú eres órgano jurisdiccional? ¿Tú eres el presidente del Tribunal Constitucional? ¿Eres el presidente del Tribunal Supremo?'. Él me decía: 'No'. Entonces... Ilegal e inconstitucional no sería en ningún caso. Otra cosa es que se valorara la oportunidad política. Las instituciones vascas estamos plenamente habilitadas jurídica y políticamente para hacer una consulta que, no teniendo una vinculación jurídica, sin embargo, tiene una vinculación política y democrática, clara y eso...

P. Los jueces, por ejemplo, han entendido solamente la vinculación jurídica y no política y de ahí su rechazo.

R. Los jueces no han entendido nada. Es una falta de respeto a la sociedad vasca, una falta de respeto al Parlamento vasco, decir hoy que se va a impugnar algo que no se conoce.

P. Si la consulta es inviable, ¿el bloque nacionalista iría a un pacto de Lizarra bis?

R. No. La consulta es plenamente viable, democrática. No se pueden poner puertas al campo. Éste es un camino de largo recorrido, sin vuelta atrás, que no acaba el día 27 [de junio]. Erraría el cálculo alguien que piensa que estamos ante una iniciativa que tiene una vocación electoral. La sociedad vasca tiene que tener conciencia de que está en nuestras manos decirle a ETA que tiene que acabar para siempre su violencia y de decirles a los partidos políticos vascos, a todos: tienen ustedes que alcanzar un acuerdo político y tienen que presentarlo antes de 2010.

P. ¿Y por qué en la primera pregunta no hay un rechazo explícito a ETA?

R. El rechazo más profundo se incorpora en la primera pregunta. Es el mismo compromiso, en términos similares, al que se realizó en la Mesa de Ajuria Enea y en el Congreso de los Diputados. Yo sigo compartiendo que el rechazo más contundente, más firme de ETA y la violencia es decir que debe desaparecer de una vez y para siempre. Es el rechazo más efectivo.

P. Al no incluir el rechazo en la primera pregunta, ¿tiene la sensación de que ha dejado en ridículo a Iñigo Urkullu [que dijo que sí aparecería ese rechazo]?

R. No. Urkullu participó íntegramente en que el rechazo más contundente y más efectivo a ETA es solicitar su desaparición y, por lo tanto, Urkullu y el PNV y Eusko Alkartasuna y Ezker Batua conocen perfectamente los planteamientos que se han hecho en la propia ley de consulta, porque yo lo he hecho de la mano con el PNV, EA y EB. Todos hemos hecho todo, todo.

P. Es consciente de que al no incluir el rechazo a ETA se contribuye a dividir un poco...

R. No, no, no. El rechazo efectivo es el más grande que puede haber, y el mismo compromiso ético que sirvió para que el Partido Socialista realizara el intento del proceso de paz, para que Rodríguez Zapatero negociara con ETA, ése es el que en estos momentos se pide. Estamos ante el rechazo, la condena a ETA más enérgica que se puede pedir.

P. ¿Y tanto le costaba ponerlo en la primera pregunta?

R. Que se pone, que no acepto el planteamiento que me está haciendo, que está equivocado, que es mucho más contundente lo que estoy diciendo yo. Lo que decíamos todos los partidos políticos en el Congreso en 2005 es que el rechazo más contundente y más efectivo de la violencia de ETA es decir que ETA tiene que cerrar la persiana para siempre, que no hay rechazo más efectivo ni más contundente que ése.

P. Dentro del PNV, a gente como Urkullu la consulta no le hacía excesiva gracia. ¿Cree que Xabier Arzalluz hubiera permitido dos líneas distintas entre Gobierno y partido?

R. Lo que sé es que el partido está por unanimidad detrás de esta iniciativa.

P. Se puede decir que ahora el lehendakari marca la línea política del PNV.

R. No, no. Ni la de EA ni la de Ezker Batua. Ellos marcan su propia política. Yo tengo el honor como lehendakari de contar con el apoyo y con el cariño de las tres formaciones y me siento realmente afortunado políticamente por su apoyo.

P. Cuando escuchó las críticas de José Luis Bilbao [diputado general de Vizcaya] al tripartito, pidiendo un acercamiento PNV-PSOE, ¿creyó que su partido le mandaba a usted un mensaje para cambiar de rumbo?

R. No. Las ideas que se trasladan en público, y en este caso por parte de un buen amigo desde hace mucho tiempo, tienen su valor, pero fundamentalmente lo que yo quiero decir es que el PNV me ha trasladado su apoyo expresamente para impulsar esta iniciativa de ley de consulta.

P. En las últimas semanas asistimos a una serie de iniciativas de gobierno: píldora del día después, ayudas para vivienda protegida, a los pensionistas, el plan de acción económica. ¿Esto es reflejo de una acción de gobierno o trata de desviar la polémica sobre la consulta?

R. Pretendemos un liderazgo integral de la sociedad vasca. En el ámbito de la política, lograr la paz para buscar acuerdos políticos para consultar y conocer la opinión de la ciudadanía; y queremos también liderar este país desde un punto de vista socioeconómico. Hemos recuperado el primer puesto en renta per cápita. Somos, además, el segundo en términos de equilibrio, y tenemos la mitad de paro del que tiene España o del que tiene la UE. Tenemos un proyecto donde nos vamos a jugar el futuro, que es el de la innovación. Nos planteamos no solamente la ley de servicios sociales, que acabamos de aprobar, sino una ley que para mí es fundamental, que nos va a colocar a la cabeza en justicia social: vamos a equiparar las pensiones de viudas y pensionistas al Salario Mínimo Interprofesional. Y vamos a impulsar con un plan plurianual la dinamización de la economía.

P. Viendo el debate sobre la financiación autonómica en otras comunidades, ¿entiende que alguien pueda hablar de privilegio al referirse al Concierto Económico Vasco?

R. No. El Concierto Económico es un derecho y de riesgo compartido. Ha habido ministros españoles que han trasladado eso en términos de privilegio, y eso traslada mensajes engañosos, sobre todo en España, para que no se entienda el régimen de autogobierno vasco. Todo el mundo en Euskadi sabe que si uno gestiona bien tiene más recursos para hacer más. En el área de la solidaridad nosotros somos contribuyentes netos a Europa. Pagamos mucho más a Europa de lo que recibimos y así debe ser, porque tenemos el 13,7% de la renta. España está en torno al 9,8% de la media de Europa. Y pagamos el 6,24% de los fondos de solidaridad de los que dispone el Gobierno español. Somos contribuyentes netos de los fondos de solidaridad.

P. ¿Se imagina usted en el banquillo?

R. A veces uno tiene la sensación de que esto es una enorme tomadura de pelo. La misma justicia española tiene diferentes varas de medir. Si Zapatero habla con ETA, políticamente puede ser un acierto o no, pero eso entra dentro de la legalidad...

P. Perdone. ¿Cree que Zapatero ha hablado con ETA?

R. No tengo ninguna duda de que Zapatero y sus representantes han hablado con ETA. Pero no Zapatero; también Aznar y Felipe González. Pero si el lehendakari habla no con ETA, sino con la izquierda abertzale, resulta que comete un delito. ¡Hombre, ya esta bien! Zapatero ha hablado con ETA de las mismas cosas que se niega a hablar conmigo, que soy el legítimo representante en este caso de la comunidad autónoma de Euskadi.

P. ¿Teme que el PSE puede ganar las próximas autonómicas vascas?

R. Yo lo que veo en el Partido Socialista, en el propio Rodríguez Zapatero, es que en su cabeza sólo hay elecciones. Cuando en la cabeza de un partido político hay sólo elecciones no cabe pensar en soluciones. En mi cabeza lo que tengo es cómo avanzar en la búsqueda de soluciones. Las elecciones vendrán...

P. ¿Ya hay fecha?

R . No, no. Lo que me preocupa es ver cómo hacemos ese debate. La propuesta trata de emplazar el espacio político de convivencia amable los próximos 20 o 25 años y no se trata de sacar dos diputados más o dos menos en el próximo Parlamento vasco. La sociedad vasca es muy inteligente y dará el triunfo a quien se lo merezca.

P. El PNV prevé una dura lucha electoral con el PSE. En 2001, otra polarización catapultó a Ibarretxe. ¿Es la razón por la que su partido apuesta de nuevo por usted?

R. Yo no tengo en la cabeza elecciones. Resulta que López es un candidato sin elecciones y eso sorprende a la ciudadanía. La sociedad vasca está absolutamente asqueada de la violencia de ETA, pero está cansada de que los políticos no aportemos soluciones, de que estemos siempre en la misma noria. Mi compromiso ha sido cumplir la palabra dada, poner sobre la mesa iniciativas, proyectos, instrumentos jurídicos, políticos para el siglo XXI, no para el siglo XIX. La sociedad vasca sabe fundamentalmente premiar a quien se arriesga, a quien pone sobre la mesa iniciativas, a quien tiene intención de arreglar las cosas. Yo le decía a Zapatero: 'Tú eres el único presidente que pasará a la historia por no haber transferido una sola materia pendiente del Estatuto de Gernika. Cuando tú llegaste a La Moncloa había 37 materias pendientes y hoy siguen pendientes las mismas'.

P. Cuando hablaba de valentía, de arriesgar, ¿cree que la sociedad vasca ha reconocido que Zapatero fue valiente en la apuesta por la paz?

R. El pueblo vasco es sabio. Rodríguez Zapatero lo intentó y fracasó, pero nosotros no haremos nunca una crítica a un intento, y habrá que intentarlo una y mil veces. A Zapatero le trasladé que no podemos darle a ETA la capacidad de que sea ella la que encienda el interruptor de la esperanza en la sociedad vasca declarando la tregua tras una negociación contigo, la que sea, y que luego sea ETA también la que tras esa negociación contigo, cuando le da la gana, coja y apague el interruptor y, por tanto, se apaga la luz de la esperanza y se apaga también la capacidad de negociar entre tú y yo. Le dije que no acepto que aquello que estabas dispuesto a firmar con Batasuna, Partido Socialista y PNV, el 25 de octubre del año 2006, no estés dispuesto a hablarlo conmigo ni con las instituciones democráticas.

P. ¿Y por qué cree que Zapatero no le da una razón?

R. Porque no la hay, simplemente. Es imposible explicar a la ciudadanía que lo que es posible con Batasuna y con ETA no es posible con las instituciones democráticas en este país. Mientras ETA sepa que los presidentes españoles, todos, están dispuestos a negociar con ella el derecho a decidir del pueblo vasco, pero ningún presidente español, ninguno -de todos los que ha estado negociando con ellos de derecho a decidir-, está dispuesto a negociar de ese mismo derecho con las instituciones democráticas vascas, ni con el lehendakari, ETA se sentirá políticamente habilitada. Ésta es la gran clave de toda esta cuestión.

P. Si lee alguno de los artículos de Josu Jon Imaz, ¿nota que algunas de sus tesis difieren de las suyas?

R. Josu Jon y yo somos, antes de nada, dos buenos amigos y lo seguiremos siendo. Me parece que es un gran valor desde el punto de vista científico y político. Mi relación mientras él fue presidente del EBB [dirección del PNV] fue magnífica. Yo le llamé para que viniera a mi Gobierno. Lo hizo magníficamente, también como presidente del EBB. Es un gran activo político.

P. ¿Cree que el PP posterior a San Gil puede ser el apoyo que necesite el PSE para gobernar?

R. Al país lo que realmente le interesa es que todos los partidos políticos tengamos la capacidad de decisión propia y democrática para elegir a nuestros propios líderes y que los demás los respetemos. Que el PP elija a los suyos.

P. ¿Tiene la sensación de que en ocasiones el lehendakari es un incomprendido?

R. No, en absoluto. Me siento realmente recompensado por una cantidad enorme de gente que me traslada su cariño a diario. Como lehendakari tengo muy clara una cosa: el día que deje de llorar cuando la sociedad vasca llora y deje de alegrarme y de reírme cuando la sociedad se ríe habrá acabado mi tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 2008