Rajoy planea fichar a Lamela y restar apoyos a Aguirre

El líder y Juan Costa se vigilan los movimientos sin destapar sus bazas

Como es evidente que tanto la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, como su mano derecha, Ignacio González, se han colocado en la oposición a Mariano Rajoy, él se concentra en buscar personas de Madrid para su candidatura y romper así la imagen de que Aguirre controla de manera férrea su comunidad, según revelan varios dirigentes marianistas.

Las estrategias de ambos conducen a no resolver nada hasta el congreso
Más información
Lamela subraya su "cariño" y "lealtad" hacia Esperanza Aguirre

Manuel Lamela, consejero de Transportes, se convirtió el pasado martes en el primer cargo de Aguirre que apoyaba públicamente a Rajoy, un líder que no ha logrado ni un solo aval a su candidatura entre los compromisarios de esta comunidad. Lamela es uno de los consejeros madrileños más polémicos y conocidos. Actual responsable de Transportes y antes de Sanidad, protagonizó la crisis de las sedaciones en el hospital Severo Ochoa de Leganés.

Varios consejeros consultados comentan que su relación con Rajoy es conocida, hablan mucho últimamente, y hace tiempo que en el Gobierno de Madrid circula la idea de que Lamela quiere saltar a la política nacional. Lamela no niega su buena relación con Rajoy pero ayer aseguró que, de momento, nadie le ha ofrecido nada.

Mientras, la lucha de poder en el PP se ha transformado ya en una partida de ajedrez entre dos hombres, Mariano Rajoy y Juan Costa. Los dos parecen esperar el movimiento del rival mientras se va agotando el tiempo. El primero, con todo el aparato del partido detrás y todas las opciones de revalidar la presidencia del PP en el congreso, no quiere desvelar ninguna clave sobre su equipo y cree que esperar le favorece.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Diputados marianistas consultados aseguran que, una vez ha quedado patente quién está en cada lado -casi todos los barones autonómicos de uno; Esperanza Aguirre, María San Gil, y dirigentes conocidos como Jaime Mayor, Carlos Aragonés y Gabriel Elorriaga, de otro-, Rajoy ya no tiene ninguna presión para desvelar sus cartas. "La pelota está en el tejado de Costa, es él quien tiene que atreverse a dar el paso", señala un marianista convencido de que el ex ministro lo hará.

Mientras, Costa traslada a su entorno que tiene mucha ilusión por intentarlo, aunque sabe que no es nada fácil porque enfrente tiene al aparato del partido. El ex ministro y diputado por Castellón tiene un problema, no tanto para reunir los 600 avales necesarios, sino para conformar un grupo de notables, los 35 nombres que deben ir en la candidatura.

Costa es consciente de que hay un número importante de dirigentes, especialmente diputados, que creen que Rajoy no es el hombre adecuado para el futuro del PP y quieren una alternativa. Pero también sabe que muchas de esas personas tienen más que perder que él -que ha demostrado que puede vivir muy cómodamente fuera de la política- y por eso están esperando a ver si Rajoy define su equipo para decidir si dan el salto con la alternativa.

Estas estrategias conducen a una sola cosa: aconsejan al líder cumplir su palabra de anunciar su equipo sólo el último día antes del congreso, para no dar ventaja a su rival. Costa puede esperar hasta el último minuto porque tiene plazo para presentarse hasta el propio congreso.

Rajoy, mientras, contribuyó ayer a consolidar la idea de que todo se resolverá en el último minuto, desmintiéndose a sí mismo. El viernes pasado, en Catalunya Ràdio, el líder del PP aseguró tajantemente que ya tenía decidido quién será el sustituto de Ángel Acebes como secretario general. Ayer, ante la misma pregunta, contestó: "Aún no lo tengo decidido, quiero hacer un equipo muy representativo de lo que es el PP".

El diputado y ex ministro Juan Costa, en el Congreso.
El diputado y ex ministro Juan Costa, en el Congreso.CLAUDIO ÁLVAREZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS