Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:moda

Y los 'oscars' de la ropa son para...

Francisco Costa y Rodarte acaparan los premios de la industria estadounidense

El futuro se llama Rodarte. Y el presente, Francisco Costa. Ambos se llevaron el gato al agua el lunes durante la entrega de los llamados oscars de la moda estadounidense. Son los premios que concede el Council of Fashion Designers of América (CFDA), según la votación de los miembros del consorcio y de un grupo de editores, minoristas y estilistas.

Las hermanas Kate y Laura Mulleavy, creadoras de la firma Rodarte, recibieron el premio al diseñador emergente, mientras que el brasileño Francisco Costa, que sustituyó a Calvin Klein al frente de su colección de mujer hace justo un quinquenio, se alzó con el premio al diseñador de ropa femenina. Costa, de 45 años, ya había obtenido el galardón en 2006 imponiéndose, curiosamente, a los mismos candidatos que en esta ocasión: Marc Jacobs y Proenza Schouler. "Recibir este premio por segunda vez es una muestra del extraordinario talento de Francisco, de trabajo duro y de dedicación a su oficio y arte", dijo Tom Murry, presidente de Calvin Klein. "Estamos encantados de que sea premiado por sus compañeros".

Tom Ford, un peso pesado de la moda estadounidense, se llevó el premio al mejor diseñador de ropa masculina, lo que supone un espaldarazo a su empresa en solitario, tras su salida de Gucci y su fallida aventura en Hollywood.

El caso de las hermanas Mulleavy es una refrescante demostración de que el talento todavía puede hacerse un hueco, por sí mismo, en esta industria. No es su percha, su simpatía o sus amistades lo que han reportado a estas dos chicas de Pasadena (California) la fama. Todo se debe a sus brillantes colecciones, como la última, inspirada en las películas de terror japonesas. Kate (de 29 años) y Laura (de 27) llegaron a Nueva York en 2005 y hoy son una de las firmas más relevantes de la ciudad. Su labor de costureras casi artesanales en un mundo dominado por la velocidad, ha hecho de ellas un raro pero genial espécimen. Su ropa, cosida meticulosamente y con la dosis justa de modernidad y elegancia, es un placer visual.

Otro nombre a seguir es el de Scott Sternberg. Con su marca, llamada Band of Outsiders, se llevó el premio del CFDA al mejor diseñador emergente de ropa para hombre. Este ex agente de estrellas de Hollywood cambió hace cuatro años su vida entre bambalinas por la aguja y el hilo, y ahora triunfa, sobre todo en Tokio, con revisiones de prendas propias de los estudiantes de la Ivy League.

El belga Dries van Noten fue elegido como mejor diseñador internacional y Carolina Herrera recibió el premio a toda una carrera. Aunque ningún galardón tan curioso como el de Michael Bloomberg, alcalde de la ciudad, que recibió un tributo especial. Después de todo, fue el responsable de que los desfiles estén garantizados en Bryant Park hasta 2010. Celebró lo atípico de su presencia en la gala con uno de los mejores chistes de la noche: "Mis pantalones de pitillo están en el tinte y mis sandalias de gladiador, en el zapatero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de junio de 2008