El aeropuerto de Castellón no logra atraer a ninguna compañía

A seis meses de la inauguración, los operadores muestran recelos

¿Qué ofrece Castellón para que una compañía considere rentable operar en el futuro aeropuerto? Realmente, no mucho más de lo que ofrecía hace años. Los mismos atractivos que los turistas, principalmente nacionales y en familia, ya disfrutan trasladándose en coche, autobús o tren y que, de hecho, alcanzan altos índices de ocupación en las zonas más turísticas de la provincia ¿Adónde irán los supuestos miles de turistas que llegarán en avión? Pues, al margen del complejo Marina d'Or, pocos sitios más tienen para que, dentro de seis meses, decidan optar por un vuelo en lugar de seguir con su transporte tradicional.

La demora en la ejecución de los grandes proyectos urbanísticos y de ocio que se planeaban para la provincia de Castellón está repercutiendo directamente en el aeropuerto, pero incluso antes de que éste se ponga en marcha. A seis meses de su inauguración, ningún operador tiene compromiso formal de instalarse en la terminal que está acabando de construirse en Vilanova d'Alcolea, el municipio que se eligió como el más apropiado para la ubicación de las instalaciones. "Contactos", "negociaciones", "posibilidades a medio plazo" es lo único que las compañías de bajo coste, las que llenan los aeropuertos, han barajado hasta el momento. Los últimos en pronunciarse fueron los responsables de Clickair, filial de Iberia, que, sin querer ser toscos, sí indicaron que "la política de la compañía incluye volar a aeropuertos principales", un argumento similar al que utilizó Vueling. Ryanair también tiene en cuenta el nuevo proyecto pero "estudiará implantar vuelos cuando sea una realidad".

Los únicos que han mostrado un interés menos difuso fueron los responsables de Air Nostrum, la compañía valenciana de vuelos regionales, que habló de líneas directas a Madrid y Palma de Mallorca. Y poco más.

Las previsiones de la consultora Mott MacDonald para el aeropuerto de Castellón arrojaban un cálculo de cerca de 600.000 viajeros en el primer año. Claro que el vaticinio se realizó teniendo en cuenta los proyectos planeados para Castellón: Catorce campos de golf, más de 40.000 apartamentos y viviendas residenciales, más de 50.000 nuevas plazas hoteleras y un parque temático con más de un millón de visitantes. Ninguno de los catorce campos de golf estará en funcionamiento en seis meses, el mayor porcentaje de las nuevas viviendas está vinculado a los aún inexistentes campos y apenas se han abierto cuatro hoteles en los últimos años. En lo que respecta a Mundo Ilusión, el proyecto aún no está aprobado y, en cualquier caso, la Generalitat todavía habrá de encontrar al inversor privado que se decida a ponerlo en marcha. Así, Marina d'Or, el recién inaugurado casino y una prácticamente inactiva marina náutica son las novedades más destacables.

Aún así, al menos durante los ocho primeros años, no supondrá pérdidas para sus adjudicatarios (Lubasa, FCC, PGP, Caja Madrid, Bancaja y Abertis), ya que, si las previsiones de tráfico de viajeros no se cumplen, recibirán de las arcas públicas 6 euros por cada viajero hasta llegar al mínimo previsto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 01 de junio de 2008.

Lo más visto en...

Top 50