Oskar Matute da el paso del desafío

El parlamentario encabezará la candidatura crítica contra Madrazo - La Asamblea General de EB discute este fin de semana su presencia en el Gobierno

La suerte está prácticamente echada, pero todas las asambleas de los partidos de izquierdas siempre dejan un hueco, aunque sea pequeño, para una última sorpresa. La oposición a Javier Madrazo, quien este fin de semana se presenta a la reelección como coordinador general de EB, dio ayer el paso final al presentar al parlamentario Oskar Matute como candidato del sector crítico. "Nuestra lista representa el futuro de la organización", resumía ayer en los pasillos de la Cámara vasca el propio Matute.

La séptima Asamblea de EB, que se abre hoy en el Palacio Euskalduna de Bilbao, ofrecerá una fotografía inédita: quien históricamente se ha colocado en la oposición a Madrazo (los comunistas del EPK, dirigidos por su secretaria general, Isabel Salud), será el sosten básico sobre el que se apoyará el también consejero de Vivienda y Asuntos Sociales para seguir encabezando la formación que pilota, con su especial forma de hacer política y de dirigir un partido, desde 1995.

Matute era el candidato anticipado de los críticos desde que varios cargos internos y públicos de EB hiciesen pública una carta abierta en mayo en la que cuestionaban la permanencia de la formación en el tripartito de Juan José Ibarretxe.

Los críticos, nucleados en torno a Matute; el ex director de Asuntos Sociales Ángel Bao, la concejal donostiarra Duñike Arrizabalaga y el abogado y ex miembro de la presidencia de la formación José Ángel Esnaola, entre otros, plantean abiertamente cerrar un etapa. La pérdida de la mitad de los votos en los pasados comicios generales ha servido de acicate para que salgan a la luz los "vicios" de una organización dirigida de manera "personalista" por Madrazo, según la plataforma alternativa.

Agirrezabalaga insistió ayer en la necesidad de que su formación "no pierda la identidad de un partido de izquierdas". La edil donostiarra censuró que EB sea "rehén, ya no sólo en la institución del Gobierno vasco, sino que también se está extendiendo toda esta situación al resto de instituciones, territorios y municipios".

Los críticos creen que es el momento de nuevas caras. Y ella y el resto del sector que dará la batalla quieren liderar y "formar parte de una renovación dentro del propio partido, que haya cabezas nuevas que nos parece que pueden lanzar otro mensaje".

Matute no hizo ayer tabla rasa de la presencia de EB en el tripartito -"nuestra presencia en el Gobierno vasco ha sido positiva", reconoció-, pero consideró que supone una "limitación" para ser "visualizados como fuerza al 100% de izquierdas". "No podemos hacer que lo que era un medio para demostrar que EB podía gestionar para transformar y reivindicar, se convierta en un fin", concluyó.

Séptima Asamblea

- 495 compromisarios que representan a los 1.926 afiliados de la formación decidirán el futuro de EB: su presencia en el Ejecutivo y la postura ante la consulta.

- Dos ponencias políticas. Críticos, con enmienda a la totalidad, y oficialistas confrontan su visión. De las 232 enmiendas parciales, 137 ya han sido incorporadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de mayo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50