Día de festivales

'Aída' con guitarras eléctricas

Dos días de rock duro en el Electric Weekend de Getafe

"Hostia, perdona tío, te acabo de tirar el mini encima", o "¿Dónde se pillan las pulseras para entrar?". Uno no ha vivido nada hasta que no asiste a un festival de rock al aire libre.

Bienvenidos a Getafe, al Electric Weekend, seguramente la cita más importante de rock duro de la temporada. Dos días (ayer y hoy), 10 bandas por jornada y dos jefes indiscutibles, Rage Against the Machine (que al cierre de esta edición todavía no había tocado) y Metallica, plato fortísimo de hoy. Anoche, el auditorio John Lennon se llenó con 40.000 personas. Aquí se levantan dos escenarios y las actuaciones se alternan. Conclusión: es la única cita de este tipo (junto al Azkena, de Vitoria), donde no te pierdes una nota. Olé.

Lo primero, Iggy. Este hombre, a sus 61 años, merece estudiarse. Toma el escenario al grito de "fucking", enseña su torso desnudo, se lanza al público y toca las de siempre. Es como ver la cuarta parte de Indiana: no es tan buena como la primera, pero gozas que no veas. Antes de Iggy, los hermanos Cavalera continuaron con sus berridos y banderas de su país, Brasil.

La sorpresa (además de Rage, Queens of the Stone Age no caben en esta crónica por cuestiones horarias) fue Offspring. Están fuera de forma, pero sus canciones hicieron que los espectadores se quitaran años de encima.

¿Que cómo definir este festival? Lo hizo Vicente Mariskal Romero, el jefe del heavy español: "El Electric Weekend es como Aída (la epopeya de Verdi, no la serie de Luisma), pero con guitarras eléctricas, toma ya".

Sobre la firma

Carlos Marcos

Redactor de Cultura especializado en música. Empezó trabajando en Guía del Ocio de Madrid y El País de las Tentaciones. Redactor jefe de Rolling Stone y Revista 40, coordinó cinco años la web de la revista ICON. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Madrid.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS