El Gobierno ignoró al PSdeG al elegir a Pisano para Zona Franca

El Gobierno central aprobó ayer el nombramiento de Teresa Pisano como nueva delegada del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Vigo. El cargo público, uno de los más apetecidos por su enorme capacidad inversora en Vigo, se decidió sin aceptar las presiones ejercidas tanto desde la alcaldía de Vigo (PSdeG) como desde la Xunta.

Pisano, una funcionaria del Estado de elevado nivel técnico, es el único responsable de las tres zonas francas españolas que carece de perfil político. El 21 de mayo, el Gobierno central nombró delegado de la Zona Franca de Cádiz a José de Mier Guerra, un militante del PSOE, ex alcalde de Chiclana y hasta ahora delegado de la Junta de Andalucía para Obras Públicas en la provincia de Cádiz.

Más información

Para Barcelona, el Ministerio de Economía también escogió un político en activo. La Zona Franca catalana está ahora en manos de Manuel Royes i Vila, un responsable de la ejecutiva del Partido Socialista de Cataluña, ex presidente de la Diputación de Barcelona y dirigente municipal del PSOE desde hace varios años.

En el caso de la nueva delegada de la Zona Franca de Vigo, Teresa Pisano es una gijonesa que desde hace cuatro años trabaja en A Coruña como delegada territorial de la Agencia Tributaria, puesto que antes ejerció en Extremadura. La explicación oficiosa de la elección de una técnica cualificada para dirigir la Zona Franca viguesa es que el Ministerio de Economía pretende que este tipo de organismos se ciñan a su misión de agencias de desarrollo metropolitano y eviten invertir fondos públicos en actividades que corresponden a otras administraciones públicas.

Entre 1996 y 2004, cuando la Zona Franca de Vigo estuvo en manos del PP, el organismo realizó fuertes inversiones en pavimentación y ajardinamiento de calles de Vigo, aparcamientos para coches y hasta llegó a construir y gestionar un museo del mar. Con el consorcio en bancarrota, Francisco López Peña (PSOE) ha logrado borrar los números rojos durante sus últimos cuatro años.

Poco después de las elecciones generales, López Peña anunció su deseo de abandonar la Zona Franca para incorporarse a la empresa privada Rodman Poliships como primer ejecutivo. Desde entonces, tanto el alcalde, Abel Caballero (PSOE), como el teniente de alcalde, Santiago Domínguez (BNG), han expresado su deseo de que el Gobierno central nombrase a una persona con perfil político para casar los intereses del Ayuntamiento de Vigo con los de la Zona Franca.

El Consejo de Ministros llegó a aplazar una semana el nombramiento de Pisano, debido a las presiones de Caballero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de mayo de 2008.