Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coste de las obras de Sol se dispara

El presupuesto del túnel y la estación de cercanías se duplica, hasta 550 millones

La cuenta empezó en 259 millones de euros y ya va por 550. El coste de las obras del segundo túnel ferroviario entre Atocha y Chamartín y de la macroestación de cercanías de la Puerta del Sol se ha disparado un 112% desde que el Ministerio de Fomento anunciara el proyecto en 2003, cuando el titular era Francisco Álvarez-Cascos (PP). La inversión en infraestructura y vía prevista hace cinco años se dividió en tres obras. Se presupuestaron 95 millones para el tramo de túnel entre Atocha y Nuevos Ministerios, otros 83 para el subterráneo hasta Chamartín y 80 para la estación de Sol.

La ministra Magdalena Álvarez visitó ayer el interior de la macroestación -en obras hasta 2009- y recorrió el túnel, que unirá Atocha y Chamartín desde la segunda semana de julio. El nuevo subterráneo permitirá a los viajeros de las líneas C-3 (Aranjuez) y C-4 (Parla) llegar a Nuevos Ministerios sin transbordos. Ambas líneas tienen 150.000 usuarios al día, que podrán ahorrar ocho minutos con el cambio.

El subterráneo que une Atocha y Chamartín abrirá el mes de julio

Álvarez justificó el retraso -la construcción debía estar lista en 2006- por el hallazgo de restos arqueológicos de la iglesia medieval del Buen Suceso y porque han tenido que desviar 200 canalizaciones de 30 compañías de suministro. Fomento achacó después parte del sobrecoste a estos imprevistos.

El presupuesto, según Fomento, se incrementó unos 140 millones porque no se contempló la complejidad de los desvíos de suministros o la posibilidad de encontrar restos arqueológicos. Tampoco se tuvieron en cuenta las complicaciones con la línea 2 de Metro. En Semana Santa, la aparición de dos agujeros entre la caverna de la nueva estación y los andenes del suburbano obligó a aplicar 80 inyecciones de cemento. Otros 125 millones, según la portavoz del ministerio, corresponden a "proyectos imprescindibles" no incluidos en la partida de 2003, como la implantación de la catenaria y la remodelación de las entradas de Atocha y Chamartín. Otros 25 millones corresponden a las obras de conexión del vestíbulo de la nueva macroestación con el metro, prevista en 2003 pero no presupuestada entonces, según Fomento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de mayo de 2008