Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rifkin abunda en que la energía nuclear no sirve para solucionar la crisis del petróleo

"Nos acercamos al ocaso de la era del petróleo, un ocaso que tendrá lugar en la primera mitad de este siglo", apuntó ayer en San Sebastián el economista estadounidense y experto en Medio Ambiente Jeremy Rifkin. Ante esta realidad, descartó como "solución importante" la energía nuclear y abogó una vez más por una tercera Revolución Industrial, basada en las energías renovables y en el hidrógeno como almacén de las mismas.

Rifkin, presidente de la Fundación para el Estudio de las Tendencias Económicas y asesor, entre otros, del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, fue tajante en contra de la industria nuclear. "Es una tecnología antigua, de élite y centralizada", subrayó durante una rueda de prensa previa a la conferencia que ofreció en Chillida Leku para cerrar las Jornadas de Naturaleza de Tolosa.

El profesor argumentó su negativa con datos. Recordó que están abiertas 439 centrales nucleares en el mundo y, además de ser "antiguas", sólo producen el 5% de la energía del planeta. Para lograr un impacto positivo sobre el cambio climático, la energía nuclear debería alcanzar el 20%. Para ello habría que construir "tres plantas nucleares al mes durante los próximos 60 años", algo que ve improbable. A ello añadió que todavía no se ha resuelto cómo tratar los residuos radioactivos.

Así que Rifkin desgranó el camino hacia esa tercera Revolución Industrial, en la que cree que España va a jugar el papel de "líder" dentro de la Unión Europea y Latinoamérica. El primer paso ya está más o menos dado: la apuesta por las energías renovables (solar, eólica, hidroeléctrica, geotérmica, olas marinas y biomasa). El segundo pilar pasa por que las futuras edificaciones, desde los pisos hasta los parques tecnológicos, recojan esas energías a modo de centrales eléctricas. El hidrógeno es la tercera pata como "medio universal que almacena". Y el cuarto paso consiste en reconfigurar la red eléctrica a semejanza de Internet como "una red de interconexión inteligente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2008