Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dinamarca despierta con nueva princesa

El príncipe Joaquín se casa por segunda vez

La francesa Marie Cavallier entró, del brazo de su padre Alain con un suntoso vestido white off a la antiquísima iglesia de Mogeltonder, en la localidad de Tonder, al sur del país escandinavo.

Y salió de la iglesia convertida en la alteza real Marie Agatha Odile, princesa de Dinamarca y condesa de Monpezat, tras dar el "sí, quiero" en el centro de un corazón de flores como manda la tradición de ese templo luterano.

Minutos antes el segundo hijo de la reina Margarita II y cuarto en la línea sucesoria, llegaba con el unifrome de gala de la infantería, en el que se veían todas sus condecoraciones. Le acompañaron, de camino al altar, sus hijos Nikolai y Felix, que tuvo en su primer matrimonio con la princesa Alexandra.

Desde por la mañana las calles, decoradas con corazones, estaban atestadas de daneses que celebraban la boda del príncipe Joaquín con una plebeya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de mayo de 2008