50.000 voces por la escuela pública

Una marcha cierra la segunda jornada de huelga contra la política educativa del Gobierno regional - Mayor seguimiento del paro en colegios que en institutos

Están de luto. Crespones, velos negros, ataúdes de cartón. La marcha arranca en una esquina de la plaza de Colón con manifestantes disfrazados de plañideras. "R. I. P. Escuela Pública", rezan sus carteles. Los asistentes llevan globos de colores, tambores, silbatos, ollas, un grupo de batucada, grandes pancartas. Quieren hacer ruido, mucho ruido, para defender un modelo de enseñanza que creen amenazado.

Más información
Los profesores de Primaria siguen más el paro que los de Secundaria

Unas 50.000 personas, según estimaciones de este periódico, se manifestaron ayer por el centro de Madrid -entre Colón y la calle de Sevilla- después de una jornada de huelga en los centros de enseñanza pública no universitaria para exigir al Gobierno regional que respalde la educación pública. Los convocantes (los sindicatos CC OO, UGT, CSIT-UP y STEM) elevan la participación a entre 70.000 y 90.000 personas. La Delegación del Gobierno no ofrece datos. Los manifestantes piden mejoras para los docentes -aumento salarial de 300 euros mensuales, reducción lectiva a mayores de 55 años o regulación de las horas de tutorías, entre otras medidas- y un apoyo claro a la educación pública.

Muchos tienen ejemplos propios. Como Miguel López, profesor de educación física en Parla, que explica que da clase en un gimnasio que es "el antiguo comedor del instituto". Javier y María, que se manifiestan de riguroso luto, son orientadores educativos. Entre siete trabajadores, dicen, deben atender a 22 colegios públicos, 15 concertados y tres privados. Y no dan abasto. "La Comunidad apuesta sólo por los niños de la élite y no todos son élite", se lamenta Javier bajo el velo.

Una profesora del colegio público Miguel Delibes (Leganés), que prefiere no dar su nombre, asegura que los gastos de funcionamiento en su centro, que atiende a niños con problemas motrices, están congelados desde hace tres años. Susana y Marta, estudiantes de 1º de Bachillerato, sujetan la pancarta en mitad de la marcha porque en su instituto (IES Humanes, de Fuenlabrada) sólo hay un microscopio para 20 alumnos en el laboratorio. "Estoy aquí porque tengo una hermana pequeña y quiero que ella también estudie en la pública", añade Marta.

Con la manifestación concluye la segunda jornada de huelga en dos semanas. El 7 de mayo, profesores, padres y alumnos se echaron a la calle y amenazan con volver a hacerlo el curso que viene si no se les escucha. "El Gobierno regional debe tomar nota de la protesta y sentarse a negociar", pide en la cabeza de la marcha Francisco García, de CC OO. La consejera de Educación, Lucía Figar, consideró ayer por la mañana que se trata de una huelga "política" y calificó de "gravísima irresponsabilidad" que los sindicatos movilicen "a la enseñanza pública en contra de la enseñanza concertada", informa Efe.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

José Vicente Matas, de UGT, destaca la "esperanza" de los asistentes en que se mejore la calidad de enseñanza en Madrid. "La educación no es un negocio, necesitamos una Administración que no planifique desde un despacho, pensando en favorecer a sus afines", reclama Eulalia Vaquero, diputada de IU en la Asamblea de Madrid. Más información en la página 2

Miles de personas se manifestaron ayer en la capital contra la privatización de la enseñanza y en defensa de la educación pública.
Miles de personas se manifestaron ayer en la capital contra la privatización de la enseñanza y en defensa de la educación pública.SANTI BURGOS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS