Fotonoticia:

ANTES Y DESPUÉS DEL EXPERIMENTO

A la izquierda, representación de una onda sonora que choca con un objeto cilíndrico en el sentido de la flecha. Tras el impacto, las características de la onda se distorsionan: pierde energía y se modifica. A la derecha, la misma onda choca con un objeto protegido por un manto de invisibilidad acústica. Ni la dirección ni la energía de la onda cambian. Un receptor situado detrás del objeto no captaría ningún tipo de alteración.

Más información
Un equipo español sienta las bases de un sistema para burlar el sonido
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS