Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & sectores

No es bueno que el iPhone esté solo

Blackberry y otras marcas plantan cara a la nueva versión del terminal de Apple

Apple es una religión. Sus devotos no atienden a razones técnicas o de utilidad. Son fieles al diseño del ordenador Mac, del reproductor iPod y ahora del móvil iPhone. No importa que muchos programas no funcionen con su sistema operativo o que las canciones de su MP3 tengan que pasar por el filtro exclusivo de iTunes. En el caso del teléfono móvil, la pasión llega hasta la ceguera. Pese a que el iPhone no se comercializa en España, se estima que más de 10.000 españoles tienen el ladrillo táctil en sus bolsillos, hackeado, con el menú en inglés y sin ninguna posibilidad de disfrutar de los servicios que ofrecen las compañías de telefonía móvil a sus abonados.

Pero la fe tiene sus límites y el resto de fabricantes está dispuesto a premiar a los apóstatas y a demostrar que el iPhone es mucho más terrenal de lo que se piensa. Por lo pronto, Apple ha tenido que bajar de la nube. Sus acuerdos de exclusividad han pasado a mejor vida. Hasta ahora sólo un operador por país podía vender el iPhone, pagando como peaje una parte de sus ingresos por tráfico al gigante estadounidense. Pero esta semana, se rompió el dogma, cuando Vodafone anunció que lo comercializará junto a otros operadores en Italia, India y Australia (Optus).

El iPhone2, que saldrá en junio, tendrá 3G, GPS y cámara de vídeo

RIM, líder en las empresas, lanza su Blackberry de tercera generación

Y América Móvil acaba de decir que comercializará el teléfono en 16 países de Latinoamérica pero no ha precisado deliberadamente que vaya a tener la exclusividad. Lo mismo ha sucedido a Orange en Austria, Bélgica, Portugal, Polonia, Eslovaquia, Rumania y Suiza, Jordania y varios países africanos.

El mito de su pantalla táctil también se desmorona. HTC, Motorola, LG, Sony Ericsson y Samsung tienen modelos con pantallas táctiles y algunos incorporan la facilidad para agrandar, mover o transformar las imágenes con dos dedos, el gesto que entusiasma a los fanáticos del iPhone, que no se cansan de hacer demostraciones a los descreídos.

Ahora Apple tiene una nueva preocupación. Mientras su consejero delegado, Steve Jobs, estaba preparando ante el espejo su discurso de presentación del nuevo iPhone, que contará por fin con conexión 3G para permitir la navegación rápida por Internet, recibió una llamada: Research In Motion (RIM) se le había adelantado y anunciaba su modelo de tercera generación.

La compañía canadiense que comercializa la Blackberry no quiere dejar que el remozado iPhone, que saldrá en junio, se haga con el mercado de los smartphone, los móviles que funcionan como teléfonos y computadoras. La black es reina y señora en el mercado empresarial, del que el 40% está en sus manos. Pero desde que salió el iPhone ha cedido al menos cinco puntos de cuota. Muchos ejecutivos se han dejado seducir por el diseño de la marca de la manzana mordida. Así que RIM ha lavado la imagen de sus terminales. Primero con los modelos Pearl y Curve y esta semana con el revolucionario Bold.

Externamente, la Blackberry Bold se parece sospechosamente a su rival, con cantos redondeados y una gran pantalla de tamaño muy similar a la del iPhone e incluso mayor nitidez, pero no táctil como esperaban muchos. RIM no ha dado su brazo a torcer en este punto. Sigue pensando que el directivo siempre preferirá escribir sus e-mails con el teclado físico y completo (denominado Qwerty) de toda la vida en lugar del teclado virtual. "Es difícil escribir en un cristal", no se cansa de repetir Mike Lazaridis, el codirector ejecutivo de RIM. Blackberry domina el 41% del mercado de los móviles con correo electrónico, seguido de iPhone (28%) y Palm (9%).

A la gestión del e-mail, su baza tradicional, ha añadido la navegación por Internet muy similar en velocidad y calidad de resolución a la de un ordenador de sobremesa, con una rueda giratoria (ballscroll) que hace de ratón. Y a esa conexión le añade Wi Fi y GPS.

Como dice su publicidad, la nueva Blackberry no sólo quiere satisfacer las necesidades profesionales del ejecutivo en su horario laboral, sino amenizarle las noches y el fin de semana. Para ello ha incorporado un buen menú audiovisual: cámara de dos megapíxeles, grabación de vídeo, zoom, capaz de reproducir películas y música.

Los ingenieros de RIM han trabajado a marchas forzadas para estropearle el estreno al iPhone2, que está previsto que anuncie Jobs el 9 de junio próximo coincidiendo con la Conferencia Mundial de Desarrolladores en San Francisco. La Blackberry Bold comenzará a venderse en verano, casi al mismo tiempo que el nuevo iPhone, por un precio de entre 250 y 300 euros, muy por debajo del iPhone, que cuesta 399 dólares.

Desde su lanzamiento el pasado año, Apple ha vendido casi seis millones de unidades en todo el mundo. Este año ha prometido vender 10 millones. Pero no lo tiene fácil. Su primer movimiento ha sido abrir el software a terceros. Gracias a un acuerdo con Microsoft, la recepción de correos electrónicos a través de Office Exchange será igual a la del PC, constantemente actualizado, como ocurre con la Blackberry. El software estará disponible en junio, gratuitamente, y permitirá también borrar datos a distancia en caso de pérdida o robo.

Sin embargo, el nuevo iPhone necesitará algo más. Las deficiencias de su predecesor son muchas: no es compatible con Windows Media, la cámara no graba vídeo, sólo se pueden mandar fotos y vídeos por correo electrónico, porque no remite mensajes multimedia (MMS), y los contenidos están sujetos al corsé de iTunes, el programa de Apple que permite reproducir, organizar, descargar y comprar música.

La segunda versión del terminal del que más se escribe, aunque Apple no haya puesto ni un solo anuncio (luego dirán que los periodistas se dejan llevar por los intereses publicitarios), resolverá a buen seguro muchas de esas carencias. La primera, por supuesto, la conectividad. El 3G le permitirá no sólo navegar con garantías por Internet sino descargar archivos adjuntos del correo. En España, donde las redes HSDPA tienen cobertura en el 90% del territorio, funcionará a una velocidad de 7 megabits por segundo (Mbps), que permite bajarse una canción MP3 en poco más de 4 segundos. Otra deficiencia subsanada será el GPS. Hasta ahora el iPhone sólo descarga mapas tontos de Google Map que no ofrecen cobertura total a los automovilistas.

En las habilidades multimedia, también habrá una verdadera revolución. La cámara pasa de 2 a 5 megapíxeles, con grabación de vídeo y videoconferencia. Y cambia la apariencia. Siguiendo la estela del último iPod Touch será más fino. Su canto pasará de los 11,6 milímetros actuales a sólo 8. Todo indica que habrá dos versiones. Una de 16 gigas de memoria y otra de 32 (la mayor del mercado actualmente), que valdrán en torno a los 400 y 500 dólares, respectivamente.

Su lanzamiento en España será el mismo mes de junio. Telefónica lo comercializará seguro, pero hay serias dudas de que lo haga en solitario. Orange, que ya lo explota en Francia, puja por romper la exclusividad. Tanto Movistar como la operadora francesa quieren al nuevo iPhone como reclamo para poder remontar las cifras de la portabilidad, el procedimiento que permite a los abonados cambiar de compañía gratuitamente conservando el número. España es el país de Europa en el que las compañías se roban más clientes legalmente, alrededor de 400.000 al mes. Y si funciona la política de subvenciones, puede resultar muy barato hacerse con un iPhone.

Cuando se muestre en los expositores de las tiendas, el iPhone2 no estará solo. Además de Blackberry, todos los fabricantes tienen un terminal guardado en su manga para esas fechas. HTC, la primera firma que lanzó un terminal con pantalla táctil, en junio de 2007, días antes que lo hiciera Apple, sacará al mercado el próximo mes en Europa su HTC Touch Diamond, que permite ver las páginas web tal y como han sido diseñadas, y que al girarlo rota automáticamente de una página vertical a una horizontal, con pantalla de 2,8 pulgadas. No es un enemigo menor. En un año ha vendido tres millones de HTC Touch. En España, estará disponible a finales de junio.

Sony Ericsson va a atacar al iPhone ofreciendo la posibilidad de elegir entre un teclado, un joystick o la pantalla táctil, con su Xperia X1, que incorpora estas facilidades. Samsung tendrá disponible este verano el F480, con una pantalla táctil completa, sistema de arrastre de imágenes (Drag and Drop), cámara de 5 megapíxeles, HSDPA y un peso de sólo 91 gramos.

LG no se queda atrás. La marca coreana vende tecnología envuelta en moda. El éxito de su modelo Prada, del que ha vendido más de 800.000 unidades, le ha animado a sacar un sucesor, el LG Secret, con teclado numérico y táctil y cámara de 5 megapíxeles, y el LG KF700, que incorpora sensores hápticos para que cuando se pulsa un botón virtual, éste se hace más grande y el terminal vibra ligeramente, emitiendo un clic, para que el usuario tenga la impresión de que está manejando un teclado físico. Este modelo incorpora la misma facilidad del iPhone, reconociendo los gestos que permiten el zoom y pasar fotos con los dedos.

Por su parte, Motorola, que en su día se quedó atrás en la batalla del 3G, se ha centrado en la faceta multimedia. Su ROKR E8, que saldrá al mercado este verano, tiene pantalla táctil que cambia según la función: reproductor, cámara o teléfono.

La incógnita será la reacción de Nokia. Por el momento, la marca finlandesa se lo toma con filosofía. Para los ejecutivos que quieran un portátil en la palma de la mano, nada de pantallas táctiles. De todas formas, Nokia es el líder. Y sólo los líderes pueden permitirse el lujo de marcar el camino al resto. O al menos intentarlo. Pese a la iPhonitis de la prensa especializada, no sería justo olvidar que 4 de cada 10 terminales de los 2.000 millones que se vendieron el año pasado en el planeta venían con el sello de la marca finlandesa. Sólo en España, vendió el año pasado más teléfonos que iPhones hay en el mundo. Y Nokia ha decidido que el reto a corto plazo del móvil es sustituir a los navegadores, no sólo para los automovilistas sino también para los peatones. La oferta se completa con su N-Gage, la plataforma para juegos y música "No nos centramos en un monoproducto o un monoservicio como el iPhone o Blackberry. Somos una empresa de muchos terminales y muchos servicios para abarcar toda la gama del mercado. Sólo en este año vamos a sacar al mercado 11 terminales con navegación GPS y con acceso a N-Gage", señala Marieta del Rivero, directora general de Nokia España. Su producto estrella es el N96, que saldrá en España en septiembre.

Para los acólitos de Apple ya queda poco para la llegada del nuevo iPhone. Pero no sonará solo. Una legión de terminales del resto de marcas con pantallas en donde dejar huella le estará esperando. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 2008