Prohibida la venta de insectos en la Boquería

Ni hormigas crujientes, ni gusanos tostados, ni piruletas de escorpión. Una advertencia de Sanidad ha acabado con el negocio de insectos comestibles de un puesto del mercado de La Boqueria. Llorenç Petràs vendía desde 2004 estos insectos comestibles, pero ha dejado de hacerlo obligado por un vacío legal: no existe normativa española ni europea que regule el consumo humano de estos insectos.

La Agencia de Salud Pública de Barcelona advirtió al comerciante de que la Agencia Española de Seguridad Alimentaria había emitido un comunicado en el que informaba que no hay leyes "que regulen estos productos en los hábitos alimentarios españoles". El comunicado incluye a los insectos, invertebrados y carne de reptiles. "Estos bichos tienen su legislación en los países de origen. En cuatro años no hemos tenido problemas y el puesto se había convertido en un referente para los turistas", aseguró ayer Petràs.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50