Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid tendrá zonas reservadas para las motos ante los semáforos

Comenzarán en tres puntos y, si funciona, se ampliará a toda la ciudad

En Barcelona ya funciona, y aquí está a punto de comenzar. La Concejalía de Movilidad y Seguridad del Ayuntamiento, que dirige Pedro Calvo, presenta hoy Avanza Moto. Un sistema que otorga preferencia en la salida de los semáforos a las motocicletas para evitar algunos accidentes que se producen en esos puntos.

El invento consiste en dejar una zona debidamente señalizada y de unos cuatro metros entre el paso de cebra y la línea donde deben pararse los coches en los semáforos. De este modo, queda un amplio espacio reservado sólo para motos que permite a estos vehículos colocarse los primeros de la fila y salir tranquilamente sin que se produzcan roces con los coches.

Hoy comienza la experiencia piloto en tres puntos de la ciudad. El Ayuntamiento lo presentará en el paseo del Prado, a la altura del Ministerio de Sanidad. Con esta medida se pretende disminuir las cifras de siniestralidad de los conductores de motocicletas que tanto han aumentado en los últimos meses. Además, las zonas de salida preferencial también pueden contribuir a mejorar la circulación en determinados puntos de la ciudad. Todo ello, también, forma parte de una progresiva apuesta del municipio por fomentar el uso de la moto.

En Barcelona, la experiencia piloto comenzó la semana pasada. El Ayuntamiento de la capital catalana instaló cámaras en todas las zonas donde pintó las mallas amarillas para grabar y estudiar el comportamiento de los conductores con el nuevo invento. Los primeros días, las motocicletas todavía no conocían la medida y seguían colocándose apretujadas delante de los automóviles sin llegar a pisar la zona reservada para ellas.

No es que en Madrid se quiera ahora copiar el invento de la ciudad de Barcelona. El Ayuntamiento de Madrid tenía pensada esta iniciativa desde hace varias semanas, pero por motivos de agenda y climatológicos todavía no había podido ponerla en marcha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de mayo de 2008