Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baltasar relajó las medidas antisequía sin informar al Gobierno

La indignación de Tarragona obliga a mantener la prohibición de llenar piscinas

¿Qué ocurrió entre el martes a mediodía y ayer por la mañana para que el Gobierno catalán tuviese que rectificar de nuevo sus medidas antisequía? ¿Por qué el consejero de Medio Ambiente anunció el martes el levantamiento de las medidas más restrictivas para volverlas a imponer ayer? Una vez más, la falta de comunicación del consejero Francesc Baltasar con el resto del Gobierno catalán volvió a jugar una mala pasada al titular de Medio Ambiente.

Y es que, según diversas fuentes del Gobierno catalán, Baltasar realizó el anuncio en conferencia de prensa sin haberlo hablado antes a fondo con el resto del Gobierno. Y no sólo esto: lo hizo sin tener todos los informes técnicos.

En la reunión semanal del Gobierno catalán, Baltasar informó al presidente y a todo el Gabinete de la situación de los pantanos tras las lluvias del fin de semana y explicó las primeras horas de la operación de transporte de agua por barco desde el puerto de Tarragona. Sin embargo, fuentes del Gobierno aseguran que en ningún momento se habló del levantamiento de las medidas más restrictivas como el riego de jardines o llenar piscinas.

El consejero estaba optimista. "Las lluvias abundantes habían recuperado los pantanos y el agua empezaba a llegar al puerto de Barcelona", explicó ayer un miembro del Ejecutivo. Otras fuentes del Gobierno juzgan de "excesivo triunfalismo" lo que vino después. Baltasar compareció ante los medios de comunicación para informar de los acuerdos de la reunión del Gobierno y allí dijo claramente que las medidas antisequía se iban a relajar como consecuencia de pasar del grado de excepcionalidad 2 al 1 previsto en el decreto de sequía. En ningún momento habló de cambiarlo, aunque sí apeló a la responsabilidad de la ciudadanía para no derrochar agua.

La alarma saltó en el Gobierno horas más tarde, cuando en Tarragona empezaron a escucharse críticas a que se permitiera llenar las piscinas de Barcelona cuando la capital todavía necesitaba del trasvase de agua por barco. El presidente de la Generalitat, José Montilla, decidió entonces poner freno a la situación con el anuncio de modificación del decreto. Eso sí, fuentes de Presidencia insistieron ayer en que no era intención de Montilla desautorizar a Baltasar. "Se hizo todo coordinadamente", dijeron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de mayo de 2008