La Xunta ultima la protección de 70.000 hectáreas más de espacios naturales

El conselleiro de Medio Ambiente confía en cerrar el plan en pocos meses

El Consello Galego de Medio Ambiente examinó ayer los decretos que prepara la Consellería de Medio Ambiente en materia de espacios naturales, que van a suponer la mejora de régimen de protección o la ampliación de las áreas protegidos en un total de 70.000 hectáreas. En la actualidad gozan de la protección de alguna figura legal unas 390.000 hectáreas del territorio de Galicia.

El conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, destacó ayer el proyecto del plan de ordenación del futuro Parque Natural de Os Ancares, el primero que va a ser aprobado por el Gobierno tripartito. El plan está siendo negociado con los ayuntamientos lucenses de Navia de Suarna y Cervantes y, a pesar de las dificultades que están surgiendo por culpa de algunos "recelos locales", explicó, confía en que todo el proceso esté completado en el plazo de dos meses. "Alguien", explicó, está interesado en impulsar "el miedo" y la consellería trabaja con la intención de construir consensos.

En la misma reunión, los miembros del Consello (representantes de las universidades, de instituciones públicas y de las asociaciones de defensa de la naturaleza) tuvieron ocasión de conocer los proyectos de decreto que servirán para declarar paisajes protegidos la Ribeira Sacra, en Lugo, Os Penedos da Pasarela de Traba, en el municipio coruñés de Vimianzo, y el Val de Navia.

En la misma dirección se sitúa el proyecto de ampliación del parque natural Baixa Limia-Serra do Xurés. En este caso, Vázquez consideró muy significativo que la ampliación se está preparando a instancias de tres alcaldes, lo que demuestra "un cambio de rumbo". La protección de los espacios naturales, señaló, ya no se ven como "un enemigo" y sí como "un aliado".

La consellería expuso también al Consello el estado en que se encuentra el proyecto de creación de la zona de especial protección de aves de Pena Trevinca (la de A Limia está siendo todavía sometida a negociación). En Pena Trevinca hay 22.510 hectáreas entres municipios (Carballeda de Valdeorras, A Veiga y Viana do Bolo) en las que conviven 20 especies diferentes.

Sobre esta ZEPA, recordó que la UE "acaba de reiterar su petición" para que se defina, por lo que "hay que acortar plazos y no alargar más el tema ante el riesgo de ser sancionados". Por otra parte, dio cuenta del plan de continuidad para la protección del lobo, que elimina su aprovechamiento cinegético, debido a la existencia de "un grado de incertidumbre" sobre el número total de estos depredadores.

En la misma rueda de prensa, el conselleiro se refirió a los proyectos diseñados para tratar los suelos potencialmente contaminados y para diseñar un modelo de "trazabilidad" de los residuos industriales, que permitirá hacer un seguimiento de los desechos de las industrias desde su producción hasta su tratamiento final. Medio Ambiente también tiene prácticamente acabado un plan específico para el tratamiento de los residuos industriales (hasta ahora sólo había planes para los residuos urbanos y para los residuos peligrosos). De su importancia, subrayó Vázquez, da idea el hecho de que Galicia produce seis millones de toneladas al año de estos materiales, seis veces más que de residuos sólidos urbanos.

El conselleiro de Medio Ambiente, en respuesta a las preguntas de los periodistas, se mostró confiado en la próxima aprobación del proyecto de Ley de Residuos, una norma que por primera vez servirá de marco al tratamiento de los desechos domésticos, los peligrosos y los industriales. Su filosofía, recordó Vázquez, mantiene los principios de reducción, reciclaje y reutilización y apuesta por la fabricación de compost frente a los modelos de incineración impulsados por el Partido Popular.

En estos momentos, explicó el conselleiro, el problema del compostaje tiene menos que ver con el uso de una tecnología concreta que con la colaboración de los ciudadanos. "La principal tecnología que hace falta" ironizó, "es la concienciación de la sociedad", porque la separación en origen es clave para desarrollar una política eficaz en materia de reciclaje y reutilización.

A la espera de las Illas

Galicia destaca en el mapa de España como una de las comunidades autónomas con mayor porcentaje de territorio protegido, por encima del 13% del total. Todas las zonas bajo protección dependen de la Xunta, menos el Parque Nacional das Illas Atlánticas, pendiente de transferencia desde hace cuatro años (las previsiones del Gobierno pasan por cerrar el traspaso el próximo mes de julio).

El parque das Illas Atlánticas fue declarado el 1 de julio de 2002 y de él forman parte 8.480 hectáreas (7.285 marítimas y 1.194 terrestres) repartidas en los archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada. Entre sus valores destacan sistemas naturales ligados a zonas costeras y a la plataforma continental en los que se combinan acantilados, matorrales, dunas y playas. Destacan igualmente los fondos marinos (de rocas, arena y conchas).

Esta diversidad de escenarios es un hábitat ideal para un gran número de especies entre las que se cuentan más de 200 tipos de algas, una enorme variedad de peces y moluscos, que utilizan el ecosistema para criar y refugiarse. También, aves marinas que anidan en los acantilados y pescan en las aguas poco profundas, además de plantas perfectamente adaptadas a vivir en las dunas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de mayo de 2008.