Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una 'marcha verde' a la inversa

Cientos de saharauis acuden al Registro Civil de Córdoba para nacionalizarse

Cientos de saharauis procedentes de varias provincias de España y de campamentos africanos acuden desde hace tres meses al Registro Civil de Córdoba. Llegan porque este juzgado está aplicando dos sentencias del Tribunal Supremo que están cambiando sus vidas. Y es que quienes nacieron en el Sáhara antes de 1976, es decir, antes de que España abandonara aquel territorio, tienen derecho a la nacionalidad española, según la jurisprudencia fijada por el Supremo. Ellos y sus hijos. "Es una marcha verde a la inversa", bromea Rocío Montes, secretaria judicial del registro e impulsora de esta medida, por la que los saharauis están logrando recuperar la nacionalidad española en sólo mes y medio. Las citas para hacer los trámites ya están dadas hasta enero de 2009. Montes afirma que ya ha tramitado entre 400 y 500 expedientes.

Esta historia arranca en febrero, en el despacho de la secretaria judicial. "Pasó por allí un ciudadano de Sáhara con su partida de nacimiento para conseguir la nacionalidad". Llevaba diez años viviendo en España "pero le tenían en un limbo jurídico". Montes encontró una sentencia del Supremo de 1998 en la que se fijaba el derecho de una persona nacida en el Sáhara bajo la bandera española a conseguir la nacionalidad. Y localizó otro fallo de la sala de lo contencioso administrativo del mismo tribunal, de 2007, en la que se reconocía la condición de apátrida de una mujer saharaui.

Cursó un primer expediente de recuperación de la nacionalidad ante el Ministerio de Justicia. Su sorpresa llegó cuando le respondieron oficialmente que de recuperación nada, que en ese caso se trataba de "una confirmación de nacionalidad". "Así que la nacionalización es automática", afirma Montes.

Al terminar la tramitación del expediente de aquel primer saharaui, Montes le recomendó que le diera al "gulu, gulu", al boca a boca. "Él me trajo a un amigo y luego otro y otro...". Así hasta los 15 expedientes diarios que dice que está tramitando ahora con la ayuda de los funcionarios y de la juez del Registro Civil, Blanca Pozón, quien en última instancia es la que debe dictar los autos de consolidación de la nacionalidad.

"Todos los saharauis le damos las gracias a la señora Rocío". Fátima vive con su marido Mohamed en Cieza (Murcia) desde 2001. Esta pareja se instaló hace una semana en la casa de unos amigos en Lucena, a 70 kilómetros de Córdoba. Tienen su permiso de residencia en regla, pero han viajado en busca de la nacionalidad, para lo que, han tenido que dejar temporalmente sus empleos. Sostienen que en otras provincias los trámites se prolongan durante unos dos años.

La concentración de saharauis en Córdoba ya está provocando los primeros casos de estafas. "A nuestra asociación han llegado personas preguntando por cuánto dinero tramitamos los expedientes". Lo cuenta José Manuel Fernández, director de la Asociación Pro Inmigrantes de Córdoba. Se trata de grupos que venden citas con Montes. "Si detecto que una cita se ha comprado, la tiro para atrás", alega la secretaria.

Las colas en el Registro Civil son constantes desde febrero. Sin embargo, la semana pasada apenas había aglomeraciones. ¿Por qué? Montes se había cogido una semana de descanso y se ha quitado de en medio. "Estoy francamente agotada".

Su pasado y el de todos

En el caso de la secretaria judicial Rocío Montes hay sensibilidad e historia. "Me he reconciliado con mi pasado", sostiene. Montes es hija de uno de los últimos depositarios de los bienes españoles en el Sáhara. Rafael Montes, marino mercante de profesión, ocupó este cargo hasta 1993, cuando volvió a España. "Murió en 1997 de nostalgia de África", dice su hija Rocío.

Montes siempre recuerda cómo su padre criticaba la forma en que España tuvo que abandonar el Sáhara y cómo dejó a su suerte a los habitantes de aquel territorio, que fue provincia española. "Mi padre siempre me decía que los habíamos dejado abandonados". La secretaria municipal se ha hecho con un mapa del Sáhara.

La otra parte, la de los saharauis, alega que su único motivo para recuperar la nacionalidad es la pura supervivencia. "Los saharauis no están adoptando la nacionalidad por asuntos políticos", explica Abidín Buchraya, delegado en Andalucía del Frente Polisario. De lo único que se queja Buchraya es de que para un trámite como éste no haya nada reglado. "No sé por qué dependemos tanto de la sensibilidad del funcionario de turno", alega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de mayo de 2008

Más información