Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El analista de las ensaladas

Un experto se alimenta un mes de comida rápida para defender su lado positivo

¿Recuerdan Super size me? El director de este documental, Morgan Spurlock, alertaba sobre los efectos negativos que la comida rápida tiene en la salud. Para argumentar su denuncia se alimentó durante 30 días exclusivamente con productos de McDonald's. Al final del periodo había engordado 11 kilos, sentía fatiga y sus niveles de colesterol estaban por las nubes.

A este experimento le ha salido un competidor. No se trata de otro cineasta independiente, sino de un analista de Bolsa. Se llama Keith Siegner, de 33 años, trabaja en Credit Suisse y analiza las empresas del sector de restauración en Estados Unidos. Durante el pasado mes de abril comió en establecimientos de fast food. Pero a diferencia de Spurlock, su dieta se compuso de ensaladas, pollo a la plancha y fruta. Su objetivo es demostrar que en McDonald's, Burger King, Wendy, Kentucky o Domino's Pizza también se puede acceder a una dieta equilibrada y baja en calorías.

Cree que el estudio le ayudará a elegir mejor los valores donde invertir

Siegner lleva un año cubriendo el sector y cree que el proyecto le ayudará a mejorar su perfil profesional al tiempo que le proporcionará mayores conocimientos para luego seleccionar los valores donde invertir.

Levantar los ánimos

Este analista ideó el proyecto, que bautizó como "Super Size Keith", el pasado mes de enero, cuando el índice S&P 500 se dejó un 16% de su valor, con el objetivo de "levantar el estado de ánimo" de sus clientes y compañeros de oficina. Siegner, que pesa lo mismo que cuando se graduó en el instituto (78 kilos), realizó el trabajo de campo en los restaurantes que hay en los alrededores de la sede que Credit Suisse tiene en Madison Square Park (Manhattan, Nueva York).

Este analista, que asegura que no posee ninguna acción de compañías de fast food, sólo cubre a McDonald's entre las firmas en las que se ha alimentado. Para esta compañía su consejo de inversión es de "neutral". La experiencia, sobre la que ha escrito una especie de cuaderno de bitácora con periodicidad semanal (donde, entre otras cosas, anotaba todas las calorías que consumía), "no influirá de forma inmediata" en su selección de valores. Tras los primeros días de prueba, dijo sentirse "sorprendido" de las pocas calorías que estaba consumiendo.

"Su experimento, si no come excesivamente, debería funcionar", según Ron Paul, presidente de la cadena de restaurantes Technomic, con sede en Chicago. "Si tiene que esperar a que uno de los académicos pruebe su teoría, ha de aguardar dos años hasta que se finalizase la investigación", añade Paul.

Mientras Siegner se ha propuesto reducir el número de calorías que ingiere, ha disparado el consumo de sodio, uno de los componentes de la sal. Su ingesta puede aumentar la presión arterial, incrementando con ello el riesgo de infarto. Cadenas como Burger King, Wendy y Yum han manifestado que están estudiando diferentes fórmulas para reducir el uso de sodio en sus menús.

Como si de una agencia de rating se tratase, Siegner ha establecido una serie de calificaciones para las cadenas de fast food en función de su información nutricional. McDonald's tendría la mejor nota (B+), mientras que Domino's y Sonic cargarían con la peor (D). De acuerdo con una ley aprobada el pasado mes de marzo, las compañías de restauración deben facilitar a sus clientes información acerca de las calorías de sus menús. El objetivo es reducir en 150.000 el número de obesos en EE UU durante los próximos años.

¿Qué le parece la idea de este analista al creador de Super size me? Spurlock echa mano de la ironía. "Creo que este analista debería haber empezado primero analizando la calidad de los desfibriladores. Por lo que le pueda pasar...". -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 2008