Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:DINERO & INVERSIONES

El mercado da un respiro a los bancos

Los analistas creen que el sector puede haber descontado buena parte del impacto de la crisis

La crisis de las hipotecas basura se ha cebado con los bancos. El destrozo ha sido triple: resultados, balance y cotización bursátil. En un contexto tan negativo (aún se suceden noticias sobre provisiones millonarias y despidos masivos) empiezan a aparecer voces que sugieren que lo peor de la tormenta ha pasado y que quizá sea un momento para hacer inversiones selectivas en el sector.

Desde que se destapó el agujero en agosto pasado hasta abril de este año los índices que agrupan a los bancos estadounidenses y europeos cayeron un 20% mientras que el mercado (medido con el índice MSCI World) sólo perdió el 3%. Sin embargo, en el último mes la evolución en Bolsa de los bancos ha sido casi la misma que la del resto de sectores.

Los bancos se han recapitalizado con más de 120.000 millones de euros

MÁS INFORMACIÓN

"Para ser honestos, todavía hay razones para la cautela. Las más obvias son el deterioro del entorno macro y la tirantez del mercado interbancario. Además, algunos bancos han puesto a prueba sus ratios de capital y seguirán demandando dinero al mercado", relata Justin Bisseker, analista del sector bancario europeo de la gestora de fondos Schroders. "Sería de tontos descartar que el sector pueda tocar de nuevo sus mínimos de marzo. Sin embargo, a medio plazo el potencial alcista es mucho mayor que el riesgo bajista", argumenta.

En una nota distribuida a sus clientes la semana pasada, Bisseker da ocho razones que le llevan a pensar que las cotizaciones de los bancos se irán recuperando. La primera de ellas tiene que ver con que el 50% de los inversores están infraponderados en el sector, según la última encuesta de gestores elaborada por Merrill Lynch. "Con estos datos, las probabilidades de compra son superiores a las de venta", explica.

El sector ha caído en Bolsa un 30% desde máximos, en línea con el castigo medio sufrido durante las crisis de los últimos 35 años. Si Europa entra en recesión, ¿cercenará la incipiente recuperación de los bancos? "Al echar la vista atrás vemos que en las últimas seis recesiones el sector lo ha hecho mejor que el mercado en cuatro de ellas", reflexiona Bisseker.

El impacto de la crisis ha provocado que las previsiones de resultados del consenso del mercado para el sector bancario europeo en 2008 hayan caído un 12%, y todo apunta a que habrá nuevas rebajas. El experto de Schroders cree que este hecho ya está recogido en su mayor parte en las cotizaciones. "Si las previsiones de beneficios cayeran otro 20%, el PER del sector pasaría de las 9,5 veces actuales a 12 veces, todavía un punto por debajo del PER medio de los últimos 20 años: 13 veces".

Otro dato para la esperanza, según Bisseker, es que los bancos centrales han tomado "y seguirán tomando" cualquier medida que sea necesaria para estabilizar el sistema financiero. Este experto también destaca que los índices de crédito han rebotado, distanciando los diferenciales (spreads) de los niveles de "recesión" de marzo pasado (300 puntos básicos). "Y ha ocurrido pese a que los bancos de inversión han seguido dando profit warnings [rebajas de previsiones]". Además, los últimos datos de colocaciones sugieren que se ha abierto el mercado para las emisiones de los bancos.

Prudentemente optimistas también se muestran en UBS (la entidad ha sido una de las más castigadas por las subprime). En su último informe sobre el sector bancario han mejorado su recomendación a neutral desde infraponderar. "El negocio sigue rodeado de riesgos. Sin embargo, la mejora de los mercados de crédito, la creciente intervención de los Gobiernos, el cercano final de la fase de las provisiones y la recapitalización de las entidades han reducido significativamente los riesgos de un colapso en el sistema si se compara con la situación de hace dos meses", explica Philip Finch, analista de UBS.

El banco suizo destaca que el proceso para restablecer la estabilidad en los balances marcha bien. En este sentido, sus expertos recuerdan que las entidades financieras, mediante diferentes operaciones (ampliaciones de capital, bonos convertibles, acciones preferentes...), han captado más de 120.000 millones de euros desde el pasado verano. "Todavía se necesitará captar más capital, en torno a 65.000 millones, pero el restablecimiento de los balances se está realizando más rápido de lo previsto", explican.

En cuanto a los resultados, UBS considera que las cuentas de los bancos están a punto de terminar la primera de las tres purgas de las que se compone la crisis. El capítulo de las provisiones, tras alcanzar una cifra de 154.000 millones, estaría próximo a su fin y ahora vendría la etapa relacionada con la morosidad (acrecentada por la desaceleración económica). Más tarde el crecimiento de los resultados tendrá que afrontar lo que desde UBS califican como "fase de desapalancamiento y mayores exigencias por parte de los organismos reguladores".

Menos optimistas se muestran en Goldman Sachs. En su último informe de renta variable europea mantienen la recomendación de infraponderar el sector. Reconocen que los bancos cotizan a múltiplos "muy atractivos", pero alertan de que las previsiones sobre las que se basan esos múltiplos, así como el pago de dividendos, podrían sufrir recortes. "Aunque hemos visto algunos síntomas de mejora, creemos que el sector lo hará peor que el mercado por tres motivos: las entidades se ven forzadas a consolidar actividades y a retornar a sus negocios tradicionales; el previsible aumento de la regulación debilitará sus resultados; y las valoraciones no se han ajustado a los niveles vistos en los años noventa".

Los bancos han asumido el papel del canario en la mina. Si dan señales de alarma, el resto de la Bolsa se resentirá. Si no dan problemas, querrá decir que lo peor de la crisis crediticia ha quedado atrás (para todos).

¡Peligro! Hay más morosos

"¿Quién dijo aterrizaje suave?". Así titula Credit Suisse un sombrío informe sobre el sector financiero español (especialmente pesimista con los bancos medianos). En el estudio, publicado esta semana, los analistas de la entidad suiza destacan que a diferencia de sus homólogos europeos, los bancos españoles no tienen problemas de liquidez ni de solvencia. Sin embargo, alertan sobre el impacto que la desaceleración económica, el repunte del paro y la crisis inmobiliaria tendrán sobre el crecimiento del negocio del préstamo bancario y sobre el aumento de los niveles de morosidad.

Credit Suisse cree que las provisiones por morosidad de los bancos dan "cierta cobertura" a las cuentas de resultados de las entidades, "pero no serán suficientes" para afrontar un empeoramiento del actual escenario. En su informe estos expertos recuerdan que en el primer trimestre los malos créditos (los denominan non perfonming loans o NPL) han crecido al 260%, un ritmo "alarmante".

En su opinión, la tendencia actual es improbable que se calme a corto plazo. Su preocupación no es tanto por la evolución de los impagos en el préstamo hipotecario y de pymes, "en los que esperamos un deterioro gradual en línea con la actividad económica general". Sí les preocupa, y bastante, el riesgo que supone la exposición del sistema financiero a los promotores inmobiliarios (250.000 millones de euros). Para Credit Suisse las previsiones que manejan algunas entidades acerca de las pérdidas que le supondrán los créditos a los promotores "infravaloran severamente el riesgo intrínseco del sector dada la actual desaceleración económica".

Dadas las expectativas sobre el crecimiento del PIB y el alza del paro, estos analistas calculan que el conjunto de NPL se doblará, como mínimo, en el próximo año, "lo cual limitará los ingresos de las entidades a corto y medio plazo". Credit Suisse ha bajado un 4%, un 6% y un 8% su estimación de beneficios para el sector en 2008, 2009 y 2010, respectivamente. Su consejo es infraponderar los bancos españoles, excepto Santander y BBVA (sobreponderar). En su opinión, la diversificación de ingresos de los dos grandes bancos les asegura una cobertura frente al empeoramiento del mercado doméstico. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 2008

Más información