Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Luigi Malerba, escritor

Creador contestatario, era dueño de un humor original

El novelista, guionista, periodista y autor de cuentos Luigi Bonardi, mucho más conocido por su seudónimo de Luigi Malerba (Berceto, Parma, 1927), murió el pasado jueves en su casa de Roma. Declarado quijotista y cervantista, creador siempre cercano a la vanguardia, la ironía, la corrosión y la experimentación, Malerba fue uno de los grandes escritores italianos contemporáneos.

Creador contestatario, inventor de un lenguaje nuevo y dueño de un humor original e inteligente, radical y del todo personal, se estrenó en literatura en 1963 con un libro de cuentos, La scoperta dell'alfabeto (El descubrimiento del alfabeto), y luego compaginó relatos y novelas, guiones y poemas.

Sus libros, siempre diferentes unos de otros, plasmaban su visión deformadora de la realidad, su gusto por el juego de la paradoja, la honradez del fingidor que desvela todos sus trucos.

La serpiente, Salto mortal, El planeta azul, Le galline pensierose (Las gallinas pensativas), Fuego griego, Las máscaras... Nunca se repitió ni se plagió a sí mismo, odiaba escribir siempre la misma novela, se diría que se aburría de sí mismo. De libro en libro saltaba sin red, se renovaba en los temas y las formas, cambiaba de voz, de tiempo, de ámbito y de estilo.

Itaca per sempre o Fantasmi romani fueron otros ejemplos del placer que encontraba (y que daba) haciendo pensar dos veces a las palabras. Junto a la maestría del lenguaje, la continua presencia de lo cómico, lo absurdo y lo negro, con guiños y reflejos a, y de, Buster Keaton, Beckett, Borges.

Periodista, ensayista y guionista de cine y televisión además de licenciado en Derecho, Malerba viajó siempre incómodamente instalado en los neos y las vanguardias. En los años 50 dirigió la revista de cine Sequenze, escribió guiones con Zavattini y Moravia, colaboró en películas de Alberto Lattuada y Ugo Tognazzi. Poeta y fabulador para niños, su personalidad de agitador le ayudó a ser uno de los fundadores del denominado Grupo 63, movimiento italiano que buscó nuevas formas literarias, lejanamente cercano al "nouveau roman" francés. En Francia obtuvo el Premio Médicis, y en Italia logró el Viareggio en 1992, con Le pietre volanti.

Traducido al español y a muchas otras lenguas, la editorial Gadir publicó algunas de sus obras, entre ellas Las rosas imperiales, dieciocho relatos llenos de humor que transcurren en la antigua China, y en los que Malerba criticaba el sectarismo de las tiranías, la sed de poder y su efecto destructivo sobre los hombres y las instituciones.

En su libro de crítica y ensayo Parole abbandonate, Luigi Malerba recogió el léxico rural y campesino que había caído en desuso con el abandono de la agricultura. Era el mismo tema que marcó su mencionado libro inicial, La scoperta dell'alfabeto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 2008