Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro del puerto divide Xàbia en dos bloques

La ampliación enfrenta al gobierno local y a los vecinos

La futura ampliación del puerto de Xàbia diseñada por la Consejería de Infraestructuras ha dividido este municipio en dos frentes que se baten en apasionados debates entre quienes defienden las virtudes de un proyecto que prevé crear un total de mil amarres y los que alertan de sus efectos dañinos en el turismo y el medio ambiente.

El gobierno local de Xàbia está dividido: Bloc-Centristes, el partido del alcalde, Eduardo Monfort, ha mostrado su total rechazo al proyecto, mientras que Ciudadanos de Jávea ha aplaudido la ampliación. En medio, el PSOE, que todavía no se ha pronunciado.

Mientras los socialistas dudan, sus socios nacionalistas plantearon ayer una demostración de fuerza al conseguir abarrotar el cine Jayan en una asamblea convocada para explicar los graves efectos que acarrearía la ampliación. Hubo aplausos cuando el alcalde denunció que el proyecto obedece "a la presión de la oligarquía económica", en referencia a la futura privatización del espejo de agua. Y cuando el redactor del último PGOU de Xàbia, Antonio Picazo, alertó de que las obras acabarán "con la naturaleza, la bahía, los acantilados, la agricultura, los bancales y todos los elementos que integran el turismo de calidad".

El sí a la ampliación también tiene adeptos. La Cofradía de Pescadores señaló en el último foro de la Agenda Local 21 que el proyecto acarrearía inversiones para modernizar unas instalaciones en la actualidad degradadas, con una escollera que se cae a pedazos. Eso sí, los pescadores rechazan la nueva ubicación prevista para sus barcos por el Consell. El presidente de los pequeños constructores, Marcos Gisbert, expresó esta semana la necesidad de que la obra se erija en la salvación del municipio frente a la crisis por la caída en picado de la construcción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 2008