Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ROSA CULLELL | Directora general de la CCMA

"No hubiera aceptado con la imposición de un equipo"

Barcelona
Periodista, alta ejecutiva de entidades como La Caixa y Edicions 62, y directora del teatro del Liceo hasta hace pocas semanas, tomará en breve posesión oficial de su cargo al frente de los medios públicos catalanes.

Llueve a cántaros y el día es desapacible, pero la afonía que arrastra Rosa Cullell (Barcelona, 1958) no se debe al tiempo sino a las muchas horas de reuniones y entrevistas de estos días. Pese a la lesión en la pierna que se hizo en sus últimas jornadas al frente del Liceo, se la ve enérgica y asume la dirección general de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) con el convencimiento de que encontrará las herramientas para recuperar las audiencias de TV-3 y renovar Catalunya Ràdio. Cullell mantiene que pese a las estrategias partidistas que presidieron las negociaciones para su nombramiento tiene las manos libres para formar su equipo y desarrollar su proyecto.

"Costra nacionalista, costra sociovergente, costras... Yo lo que veo es a profesionales, que además son muy buenos"

"Espero que se abra una vía de acuerdo que nos permita tener el fútbol en la televisión. TV-3, desde luego, lo necesita"

"La fragmentación de audiencias ha venido a quedarse. Tendremos que pensar en cómo atraer a estos públicos"

Pregunta. Su elección llegó tras una compleja negociación claramente partidista, en contra del espíritu de la ley de la CCMA. ¿Cómo piensa recuperar la confianza de los ciudadanos en la independencia de los medios públicos?

Respuesta. La ley es muy nueva y hemos estado 25 años sin medidas para despolitizar los medios públicos de Cataluña. Nos estamos intentando comparar con países como el Reino Unido, pero no vivimos allí y no tenemos su tradición. En cualquier caso, yo llegué en el último momento del proceso, me designaron por unanimidad y he tardado poco más de una semana en decidir y proponer los nombramientos de los directores de TV-3 y Catalunya Ràdio. Ha sido un proceso difícil, pero ninguna ley, y más cuando se trata de medios de comunicación, es fácil.

P. ¿Dirigirá TV-3 el Parlament?

R. Yo pienso dirigir TV-3. Para eso se me ha nombrado. Voy a dirigir la CCMA, y espero que Mònica Terribas dirija TV-3 y Oleguer Sarsanedas Catalunya Ràdio. Desde luego yo me siento directora general de la corporación, y me siento escogida por un consejo, que efectivamente ha nombrado por el Parlament. Podría haber sido directora elegida directamente por el presidente de la Generalitat, y lo he sido por un consejo que ha nombrado el Parlament. ¿Difícil? Sí. ¿Democrático? También.

P. ¿Ha tenido manos libres para elegir a los directores de la televisión y la radio?

R. No hubiera aceptado la dirección general con la imposición de un equipo.

P. ¿Ha pedido algo más al consejo como condición para aceptar el cargo?

R. Lo que pedí en las primeras entrevistas es que quería ser nombrada por consenso. Los medios públicos necesitan consenso, que todo el consejo y el Parlamento entiendan su importancia. Aspiraba al consenso y lo he conseguido.

P. Pero hay quien dice que usted representa la sociovergencia, Terribas a ERC y Sarsanedas a Iniciativa...

R. Éste es un país de muchas etiquetas. Debemos acostumbrarnos a vivir sin ellas porque sino no podremos votar... Espero que todo el mundo pueda votar a quien quiera y trabajar profesionalmente haciéndolo bien. Y que lo que se evalúe sea su trabajo.

P. Ahora hay que elegir el consejo asesor de la CCMA. ¿Veremos el mismo espectáculo partidista que en las elecciones anteriores?

R. En lo que respecta a mi nombramiento, ha sido por unanimidad. Al consejo asesor, evidentemente, lo volverá a nombrar el Parlament y espero que elijan a personas profesionales y que hagan aportaciones.

P. En estos días, ¿ha dado ya con la famosa "costra nacionalista" de TV-3?

R. Costra nacionalista, costra sociovergente, costras, costras.... Yo la verdad es que lo que veo es a gente y a profesionales, que además son muy buenos. Lo otro entiendo que son comentarios y opiniones, y naturalmente cada uno tiene la suya...

P. ¿Pero le gusta la línea que seguía TV-3?

R. Algunas cosas más y otras menos.

P. ¿Se puede hacer una televisión nacional sin ser nacionalista?

R. Se puede hacer una televisión nacional que respete lo que opina el pueblo de Cataluña, donde hay nacionalistas y gente que no lo es. Y gente que es independentista, y gente que es socialista, y gente que se abstiene y no vota nada. Tiene que ser una televisión nacional en el sentido de que se hace al servicio de Cataluña y de sus ciudadanos.

P. La audiencia de TV-3 ha caído de forma alarmante. En abril tuvo una cuota del 14,6%, la más baja de la historia, más de cuatro puntos por debajo de Tele 5 (18,9%) y dos por debajo de Antena 3 (16%). ¿Cómo remontarán?

R. La fragmentación de la audiencia ha venido a quedarse. Han aparecido muchos medios nuevos y habrá más. Tendremos que pensar no en la audiencia sino en las audiencias, en diferentes públicos a los que tenemos que llegar por muchos canales.

P. Pero a otras autonómicas como Canal Sur o ETB también se les ha fragmentado la audiencia y no han perdido cuota de pantalla.

R. Nosotros hemos perdido cuota pero no público. En algunos casos concretos, como los informativos, tenemos además un público muy amplio y fiel. Pero sí, creo que podemos mejorar las audiencias, y hemos de aspirar a ello, tanto en la televisión como en la radio, en donde hay algunas franjas en las que estamos peor. Sobre todo en el entretenimiento. Y no va a ser fácil. Ni rápido.

P. ¿No habrá fichajes?

R. Sí. Habrá búsqueda de talentos y cosas nuevas. A partir de septiembre.

P. ¿El verano está perdido?

R. Creo que nos queda la posibilidad de hacer dos o tres cosas que nos ayuden, pero no hay milagros.

P. ¿Veremos fútbol en TV-3?

R. Espero que sí. Creo que TV-3 tiene que tener fútbol.

P. ¿En qué estado está la situación con Audiovisual Sport en relación con Mediapro y su lucha por los derechos?

R. Hay una serie de pleitos y espero que desde el punto de vista jurídico se solucionen, y desde el punto de vista de contenidos se abra una vía de acuerdo que nos lleve a tener fútbol televisado a todos los que lo necesitamos. TV-3, desde luego, lo necesita.

P. ¿Reforzará la producción propia o aumentarán los contratos con productoras externas?

R. Habrá que hacer las dos cosas, e incluso pensar otras fórmulas diferentes. Lo estamos analizando ahora con Mònica Terribas. Tenemos que analizar muy bien las plantillas y ver lo que están haciendo, y evaluar también a los directivos y sus perfiles.

P. Joan Majó dejó las cuentas saneadas. ¿Cuál será su reto en la gestión?

R. Joan Majó me dejó la corporación muy ordenada y el hecho de que no me encuentre una deuda aquí es todo un regalo de Reyes. Lo digo porque he estado en lugares como Edicions 62 o el Liceo en los que esa era la preocupación. Aquí me tocará afrontar la aportación de contenidos a distintos canales diferentes. Viene un tiempo de cambios tecnológicos muy fuertes de aquí a 2009-2010, en que pasaremos de la emisión analógica a la digital.

P. Ha cerrado el equipo

R. Aún no. Falta alguien que aglutine todo el apartado de estrategia, marca y marketing de la corporación y, seguramente, también falta alguien para las nuevas plataformas. Los cambios van rápidos y necesitaremos gente especializada en los nuevos medios.

P. Deja el Liceo saneado y a toda marcha, pero pese a las quinielas de nombres que suenan parece que su sustitución va para largo. ¿Qué pasará?

R. Espero que no se tarde mucho. Es un teatro importante y la gente espera que el relevo sea rápido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 2008