PP y PSOE se culpan mutuamente por la mafia policial de Coslada

"Habría tomado cartas en el asunto de haberlo sabido", afirma el alcalde

La desarticulación de una supuesta trama de corrupción en la Policía Local de Coslada ha creado una tormenta política en la región. Mientras los responsables de la Comunidad de Madrid, en manos del PP, pedían la dimisión del alcalde de la localidad, el socialista Ángel Viveros, los responsables del PSOE recordaron que la última corporación, que dejó el poder en 2007, estuvo dirigida por los populares y que no hicieron nada para frenar al grupo mafioso.

El Ayuntamiento se persona como acusación particular en el caso
Retirados del servicio los agentes detenidos por la trama mafiosa

Más información

Los responsables del Gobierno regional salieron ayer en tropel contra el regidor de Coslada. El vicepresidente primero, Ignacio González, afirmó que Viveros debía asumir su responsabilidad. "Como jefe máximo de la policía, tiene que hacerlo", destacó González.

Los consejeros de Sanidad y de Presidencia e Interior, Juan José Güemes y Francisco Granados, aseguraron que se quedaron "muy perplejos" al oír a Ángel Viveros que parte de que no se conociera la trama de corrupción policial es culpa de los vecinos de Coslada.

El actual alcalde aseguró que, como no había denuncias y sólo rumores, no podían abrir una investigación en la policía. "Coslada no tiene asuntos internos, pero habría tomado cartas en el asunto de haberlo sabido", afirmó Viveros. Éste recordó que él es el máximo interesado en llegar al fondo de la cuestión y animó a los vecinos de Coslada a denunciar todos los casos de corrupción, amenazas o extorsiones que hayan sufrido por la Policía Local. "Han pedido mi dimisión, pero yo no he visto que nadie dimitiera en el Ayuntamiento de Madrid por el caso Guateque" [en referencia a la trama de corrupción de funcionarios por el trámite de licencias], añadió Viveros.

Los socialistas recordaron a los dirigentes del PP que hasta las pasadas elecciones este partido estuvo al frente del Ayuntamiento de Coslada. En esos cuatro años, no abrieron ningún expediente informativo al jefe de la Policía Local. El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, recordó que ya hubo un archivo y una reposición del oficial jefe del cuerpo, "como consecuencia de una decisión que había adoptado hace muchos años un alcalde socialista", en referencia al alcalde Juan Granados (1999-2003).

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, consideró ayer tras el Consejo de Ministros que la operación efectuada en Coslada "demuestra que el Estado de derecho funciona y que la democracia termina siempre por imponerse", informa Efe. "Hay una investigación abierta, que está además judicializada y que habrá que esperar a que concluya para tener todos los datos", añadió la vicepresidenta. Por último, el secretario general del PSM, Tomás Gómez, elogió el papel del actual alcalde de Coslada y del también ex alcalde socialista Granados, en el caso de la supuesta trama de corrupción policial. "Es ahora, con otro alcalde socialista, cuando se interviene judicialmente y se abre todo el proceso de investigación", subrayó Gómez.

El Ayuntamiento de Coslada anunció ayer que se personará como acusación particular en el caso. También ha abierto 22 expedientes de suspensión de empleo y sueldo a los policías que han sido detenidos y acusados de pertenecer al grupo mafioso. Este procedimiento, de carácter administrativo, es paralelo a la instrucción judicial.

Por otra parte, la Fiscalía de Madrid ha pedido a los afectados por esta trama que presenten denuncias por todos los casos que hayan soportado por pate de la Policía Local de Coslada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de mayo de 2008.