Sólo cuatro años de cárcel al guardia que violó a sus hijas

La titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Móstoles condenó ayer a cuatro años y medio de prisión a un agente de la Guardia Civil que abusó sexualmente de sus dos hijas, una de las cuales se suicidó en octubre de 2003 lanzándose a las vías del Metro en la estación de Tribunal.

La juez considera probado un abuso continuado de la hija mayor, por lo que le condena a tres años de cárcel, y reconoce un único abuso sexual de la menor, lo que suma a la sentencia el año y medio restante.

Asimismo, la magistrada ordena al acusado que indemnice a la familia, la madre y la menor de las hijas, con 30.000 euros por los abusos de la hija mayor y 6.000 más por los de la pequeña. Asimismo, quedará inhabilitado de su puesto de Guardia Civil durante los cuatro años y medio de la sentencia y se le privará de la patria potestad durante el año y medio correspondiente a la pena por los abusos de la hija menor.

La abogada de las víctimas, Victoria Blanco, anunció que apelará la sentencia alegando que la pena de cárcel tenía que haber sido de seis años. La letrada, que se mostró satisfecha por ganar el juicio, destacó, sin embargo, "el carácter novedoso de esta sentencia, que por primera vez valora como elemento a tener en cuenta la falta de testimonio de la niña".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 07 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50