Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

A favor de las clases de historia

"Ignorar la historia", escribía Cicerón, "es como permanecer siendo un niño toda la vida". Es poco probable que Rosa Eva Díaz Tezanos, consejera de Educación de Cantabria, conozca esta cita. Ha decidido quitar una hora de la asignatura Historia de España en 2º de Bachillerato para dársela a Religión. Así, de cuatro, se pasarán a tres horas semanales, las únicas de Historia para los alumnos del Bachillerato Científico y Tecnológico. ¿Por qué una consejera de Educación del PSOE considera más importante la Religión que la Historia? ¿Por qué prefiere que nuestros jóvenes sepan recitar de memoria el padrenuestro antes de que conozcan quién fue Azaña o el recientemente fallecido Calvo-Sotelo? ¿Por qué desea que permanezcamos siendo niños toda la vida? Quizá eso le resulte mucho más cómodo que la idea de formar a ciudadanos adultos que conozcan su pasado.

Sería bueno que alguien le recordara las palabras del historiador cántabro Marcelino Menéndez Pelayo: "Pueblo que no sabe su historia es pueblo condenado a irrevocable muerte". Con toda humildad, los profesores de Geografía e Historia de Cantabria intentaremos recordárselas este miércoles día 7 en el que vamos a la huelga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de mayo de 2008