Reportaje:DISEÑO

El juego de innovar o morir

Varias firmas españolas invierten en desarrollo como fuente de rentabilidad

La innovación -entendida como uno de los valores del diseño- también va por países. Un mapa útil para hacerse una idea aproximada sería el que sigue. Si los italianos se interesan por los autores estrellas que trabajan para marcas o empresas ídem (B&B, Moroso, De Padova, Capellini...), los escandinavos, es bien sabido, optan por crear a precios asequibles (obviamente, hablamos de Ikea y H&M). Los alemanes apuestan por lo anónimo, la calidad y la funcionalidad; los estadounidenses quedan retratados en sus grandes empresas; y los japoneses, siempre, en la fascinación por las marcas.

Pero... ¿Y el modelo español? "Afortunadamente se está configurando como una amalgama de los anteriores", explica Gabriel Songel, catedrático de Diseño Industrial de la Universidad Politécnica de Valencia. "Ha sabido aportar la calidad y calidez de los materiales a soluciones para el estilo de vida mediterráneo y está armando marcas importantes tanto con diseñadores célebres como anónimos". Como ejemplo de lo que Songel describe, cuentan las 17 empresas españolas que, gracias a algunas de sus innovaciones, forman parte de la exposición Diseño, visión innovación (la cuarta del ciclo Valores del diseño), que se inaugura el próximo jueves y se podrá visitar hasta el 29 de junio en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Songel: "A las marcas les queda ahora echarse al mundo a vender"

¿Qué tienen en común el cajero de una entidad financiera como La Caixa con el carrito del supermercado Mercadona o la marca de bicicletas Orbea? Forman parte de la muestra del Círculo y en algún momento de su historia entendieron que la innovación era una inversión rentable, que, a la larga, sirve para identificar mejor el producto con la marca y la empresa.

Varios ejemplos: La Caixa, pionera en actualizar un logotipo creado hace más de 20 años, rediseñó también sus cajeros automáticos con "el consumidor en mente". Bicicletas Orbea, en un sector muy castigado por la competencia asiática, ha introducido la fibra de carbono para fabricar bicicletas de alta competición mucho más ligeras. La empresa de vehículos industriales Ausa, que se ha convertido en "líder mundial", según Songel, comisario de la muestra, pues ha sabido concentrarse en la gama de pequeños vehículos para distintas funciones a partir de un único chasis.

El ejemplo de nuevos mercados que quedan por conquistar por el diseño está en Zed, empresa dedicada a juegos multimedia, de la que se destaca su grafismo. Y Mercadona, "el Ikea de la alimentación", según Songel, comisario de la exposición. Más allá de las analogías, la compañía de alimentación ha ganado un premio con los envases de su línea cosmética masculina 9.60, diseñados por Nacho Lavernia y Alberto Cienfuegos.

A todas ellas ahora ya sólo les queda lo más difícil. Falta "echarse al mundo" a vender ese diseño made in Spain.

Un personaje de videojuego de Zed.
Un personaje de videojuego de Zed.
Bicicleta de Orbea
Bicicleta de Orbea

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS