Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un transbordador español naufraga junto a Marruecos

Pescadores magrebíes ayudaron a salvar con sus pateras a los 114 ocupantes

Las 114 personas que navegaban a bordo del buque español Assalama, de la Naviera Armas, en su ruta entre Tarfaya (Marruecos) y el español Puerto del Rosario (en la isla canaria de Fuerteventura) fueron evacuados el pasado miércoles minutos antes de que el navío comenzara a hundirse a casi dos kilómetros de la costa marroquí. El accidente ocurrió el miércoles por la mañana, pero no se dio a conocer hasta ayer.

La versión ofrecida por la compañía indica que el ferry rozó con el fondo del mar a una milla del puerto de Tarfaya y se creó una vía de agua. En un principio la tripulación intentó reparar la vía para llegar hasta Fuerteventura, pero el tamaño de la grieta aconsejó el desalojo de la nave y la evacuación en botes salvavidas.

En una operación de emergencia, los pasajeros tuvieron que subir a los botes a toda prisa, aunque alcanzaron el puerto en pocos minutos. Numerosos pescadores de la localidad marroquí salieron de inmediato en decenas de pateras para rescatar a los náufragos. La acción fue determinante para que no hubiera víctimas. Sólo tres personas sufrieron heridas: un pasajero con una lesión en un tobillo y dos con rozaduras.

Una pasajera, Olga Quevedo, relató anoche en la web del diario local Canarias7: "Tuvimos que salir corriendo con los niños. Dejamos todo, dinero, ropa, maletas... Todo. Fue horrible, un caos. El barco perdía nivel y había humo, mucho humo. No sé cómo llegamos a tierra. Los niños lloraban. Las olas eran enormes, pudimos morir ahogados. Después nos trasladaron a tierra, donde permanecimos horas. Me dijeron que hay unos 80 canarios en situación similar en otro hotel, sin dinero. No tengo ni para el biberón de mi niño. Mi hija no puede dormir del susto". El buque, seriamente dañado, podría hundirse del todo en las próximas horas, según comunicó la compañía en un comunicado, informa Europa Press.

Entre los 114 ocupantes había españoles, marroquíes, saharauis, franceses, alemanes, japoneses, senegaleses, un argentino y un nacional de la isla de Cook. El director de Relaciones con África del Gobierno de Canarias, Pablo Martín Carvajal, participó en las gestiones para facilitar alojamiento en dos hostales de la localidad marroquí, mientras se tramitaba el traslado de los náufragos por avión a Gran Canaria. Un primer vuelo de la compañía Top Fly trasladó a Canarias a nueve pasajeros. Otros 80 lo harían durante la noche. Este portavoz del Gobierno canario destacó la colaboración del consulado de Marruecos en Las Palmas.

El buque, con más de 40 años, era el más antiguo de la flota de Armas. La línea Puerto del Rosario-Tarfaya se inauguró en diciembre; cubre este trayecto de 80 kilómetros y dos horas de duración tres veces por semana, con una ocupación media del 30% y picos de hasta 400 pasajeros por trayecto, según informó la directora de Transportes del Gobierno canario, Rosa Dávila. Ella confirmó también que el barco ha quedado "siniestro total", incluida documentación, equipaje, vehículos y mercancías que transportaba, y que la aseguradora Lloyds ya "trabaja para evaluar los daños".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 2008