Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN JULIÁ | Rector de la Universidad Politécnica de Valencia | Apuntes

"El Consell no ha ejercido su deber de ordenar las carreras"

Las cinco universidades públicas valencianas viven un idilio del que es difícil encontrar antecedentes, seguramente porque no los hay. Las dificultades comunes, entre las que sobresale el desmadre de la financiación de la Generalitat, que les debe 891 millones; y, en paralelo, lo que parece una tentación por recortar sus fondos para los próximos años, las ha unido. Una vez levantada la moratoria para implantar nuevas carreras, sin embargo, hay signos de que puede volver la escalada por poner nuevos estudios, que ha generado repeticiones, aulas semivacías y saturación de titulados.

La Universitat de València y la Jaume I de Castellón han anunciado que quieren ofertar Biotecnología, un título que ya provocó un conflicto entre los dos centros académicos de la capital y que hoy solo tiene la Politécnica. Su rector, Juan Juliá (Valencia, 1956), confía en el consenso a la vez que apela al Consell para que ponga orden.

"Creo que no hay espacio para dos nuevas facultades de Biotecnología"

"Educación debería haber priorizado la convergencia europea"

Pregunta. ¿Hay espacio para tres facultades de Biotecnología?

Respuesta. Las universidades no solamente hemos de implantar un título por la demanda de alumnos. Sino también por la capacidad del mercado laboral de absorber a los titulados. El sector de biotecnología es un sector creciente, pero va a tener unos ritmos. En este momento una facultad de biotecnología tiene garantizado en buena medida, por esa emergencia del sector, demanda de empleo. ¿Puede haber tres facultades? Es un tema delicado que hay que estudiar bien. Pero mi perspectiva es que en principio son demasiadas. No podemos utilizar como criterio el que se vaya a matricular gente porque puede pasar lo que ha pasado con otras carreras: que al final, entre todos la mataron...

P. ¿Hay riesgo de una nueva carrera desordenada?

R. A mí no me gustaría, y creo que lo que hemos hablado es que no se produzca. De todas formas, sería bueno que la Consejería de Educación diera guías para facilitar una mayor ordenación. Porque es la que va a tener que aprobar los títulos.

P. Pero el Consell no se ha caracterizado por ello. Ahí está el caso de Medicina.

R. No ha dado muestras de ordenar, no. Y aparte, Medicina es de ese tipo de cosas que nosotros creemos que habría que hablar en una mesa con las siete universidades, porque también hay que valorar el efecto que pueden tener las privadas sobre la oferta curricular. Esto mismo que hablamos de Biotecnología, podría quererlo hacer una universidad privada.

P. ¿No ha dedicado el Consell demasiada energía a aprobar leyes, reglamentos o impulsar la VIU, etcétera, en lugar de preparar al sistema valenciano para la convergencia europea?

R. Eso debería haberse priorizado. Independientemente de que, si hay capacidad de gestión, pueden llevar las otras cuestiones en paralelo. Pero ésta tendría que haber estado en los primeros lugares. Hemos dedicado mucho tiempo a cosas que son importantes, pero no tanto. Ni por el fondo ni por oportunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 2008