Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército y los hijos no concilian

La brigada de Córdoba suspende sin aviso la reducción de jornada de madres militares

Para conciliar la vida militar con la familiar no basta con que al frente del Ministerio de Defensa esté una mujer y futura madre. Tampoco es suficiente con crear un Observatorio de la Mujer en las Fuerzas Armadas. Ni siquiera con aprobar un paquete de medidas para favorecer la integración de la mujer en los ejércitos.

Así lo han comprobado 14 mandos y soldados de la Brigada Mecanizada X Guzmán el Bueno, con base en Cerro Muriano (Córdoba), que han recibido una carta en la que se les comunica que "queda suspendida con carácter temporal la reducción de jornada que tenía[n] concedida".

Una orden ministerial de octubre de 2006 señala que "el militar que por razones de guarda legal tenga a su cuidado directo algún menor de 12 años, persona mayor que requiera especial dedicación o disminuido psíquico, físico o sensorial [...] tendrá derecho a una disminución de hasta un medio de la jornada laboral diaria, con la disminución temporal de sus retribuciones".

En la práctica, muchos militares, en su mayoría mujeres solas con hijos a su cargo, piden una hora de reducción, al principio o al final de la jornada, para llevarlos o recogerlos del colegio o la guardería. Para un soldado profesional que gana poco más de 1.000 euros mensuales, esta hora le supone una merma en torno al 15% de sus ingresos.

La misma orden señala que quienes reduzcan su jornada para cuidar de sus hijos quedarán "exonerados de la realización de guardias, servicios, maniobras o actividades análogas que interfieran" con este derecho. La única condición que pone la orden es que "las necesidades del servicio no lo impidan". Pero precisa que "estas necesidades procurarán atenderse con otros medios y sólo en último extremo condicionarán la concesión de la reducción de jornada".

En la carta que han recibido militares de la brigada cordobesa sólo se argumenta que "la singularidad de su puesto táctico hace que no pueda ser desempeñado por otra persona", por lo que se les ordena participar en los ejercicios Creval y Cohesión 08, que se celebrarán en mayo y junio en la propia base y el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza).

El objetivo de ambos es comprobar que la brigada cumple los requisitos para asignarla a la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN (NRF), por lo que las afectadas temen que la suspensión de su derecho se repita mientras dure dicha asignación, desde julio de 2008 a junio de 2009.

Lo sorprendente es que la asignación de una unidad a la NRF se decide con años de antelación, pues se trata de un turno rotatorio, mientras que la suspensión de la reducción de jornada se ha comunicado a las afectadas sólo cinco días antes de aplicarla. Fuentes de Defensa aseguraron anoche que la ministra Chacón ha dado instrucciones para que ninguna mujer vea impedida la conciliación de la vida militar y familiar.

Aunque Defensa puso en marcha un programa de creación de guarderías en los cuarteles, dotado con 15 millones de euros, la base de Cerro Muriano, que alberga a casi 3.000 militares y es una de las más importantes del Ejército, carece de ese servicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de mayo de 2008