Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubio reconoce problemas en Santiago y A Coruña

La conselleira de Sanidade, María José Rubio, negó ayer nuevamente que el Servizo Galego de Saúde esté cerrando agendas con el objetivo de "maquillar" las listas de espera y aseguró que sólo hay problemas puntuales en ellas "por motivos concretos". Rubio explicó que en total existen 4.577 agendas en la sanidad pública gallega que "nunca se cierran por cuestión de maquillar listas, sino respondiendo a problemas que no hay que esconder". La conselleira se refirió, en concreto, a los hospitales de Monforte, Santiago y A Coruña, donde estos días se están registrando problemas.

"Cuando llegamos a la Xunta prohibimos el cierre de agendas porque era una práctica habitual para maquillar las listas junto con la de ocultar personas", remarcó. Los tres principales inconvenientes radican, según Rubio, en eventuales problemas técnicos, bajas y jubilaciones, o por las vacaciones que los médicos deben confirmar sólo 15 días antes de marchar. Así, señaló que las dificultades técnicas se solucionan "de un día para otro", mientras que las bajas y las jubilaciones son más complicadas porque en ocasiones no hay profesionales de determinadas especialidades en el paro.

En estos momentos, dijo Rubio, existen "problemas puntuales que se van a solucionar" en áreas como la de ginecología de Monforte, la de trastorno del sueño en Santiago o en alergias medicamentosas en el Juan Canalejo de A Coruña.

Pide comprensión

En este sentido, recordó, como había hecho el día anterior, que el Servizo Galego de Saúde da 16.000 citas diarias de atención especializada y 64.000 de atención primaria, lo que supone 20 millones de citas programadas al año, una cifra que aumenta en 2,2 millones al año. Por ello, pidió a la población que "entienda" que gestionar todo esto "conlleva una cierta complejidad y puede haber problemas puntuales". Además, según informa Europa Press, Rubio aclaró que a la hora de dar cita se pone la primera fecha libre que corresponde y que ésta "puede parecer lejana" pero ya están previstos huecos en las agendas para reprogramarlas si el caso es grave.

Rubio avanzó que la consellería está desarrollando medidas para solventar "el descontento" de los ciudadanos, entre las que destacó la puesta en marcha el 1 de octubre de una central de llamadas en cuatro áreas sanitarias (aún sin decidir) de Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de abril de 2008