Reportaje:33ª jornada de Liga

'Derby' para un milagro

Rijkaard recupera a Messi y Deco frente al Espanyol e insta a no pensar en el Manchester United

"Le vamos a echar de menos", se escuchó otra vez en el Camp Nou después de que Frank Rijkaard marcara la línea, en una comparecencia mediática que manejó como suele hacerlo, a su estilo, beneficiando siempre la imagen del club.

"Hemos notado la ausencia de Deco porque es un jugador que lidera", dice Xavi
Hace 26 años, cuando lo dirigía Maguregui, que el Espanyol no gana en el Camp Nou

Más información

Al Barça sólo le queda la cara del entrenador toda vez que se ha silenciado a Joan Laporta -ayer habló de cultura tras un posado institucional con Sánchez Llibre, auspiciado por el departamento de Cultura de la Generalitat- y desaparecido Ronaldinho, que comparece como alma en pena en las instalaciones del Barcelona, sabedor de que los días que le quedan en el Camp Nou son una cuenta atrás. Al Barcelona sólo le queda el ánimo de su entrenador, mientras se aferra al regreso de Messi hoy frente al Espanyol (20.00, PPV).

A la estela del ánimo del holandés afronta el Barça el derby con la cabeza puesta en la visita del Manchester United. Una sensación que ayer matizó el entrenador: "Eso vosotros; dentro del vestuario hemos pensado más en el derby que en la Champions. Con eso no tengo problema", dijo antes de responder con sorna a quien le instó a dar su receta para motivar a un equipo para el que ganar la Liga sería un milagro. El Barça es tercero a nueve puntos del Madrid. "Hemos hecho un trabajo tan especial que no lo puedo ni explicar", bromeó. "Pero un derby es un derby y si ganar la Liga es un milagro, hay que creer en ellos para que se produzcan".

O sea, se trata de ganar hoy, entre otras cosas porque siempre resultará mejor llegar al duelo con el Manchester partiendo de la victoria en el derby. Rijkaard se ofreció de buen humor en los posados de las fotos antes de juntarse con Ernesto Valverde, técnico del Espanyol a quien le une estilo, la manera de entender la profesión y el juego. Por algo Txiki Begiristain coincidió con su presidente -y con Johan Cruyff- al señalar al txingurri como posible relevo de Frank en el banquillo barcelonista.

"Lo primero es el Espanyol, no voy a reservarme nada pensando en el miércoles", aseguró Rijkaard refiriéndose a la visita del Manchester United y consciente de que el Espanyol llega herido al Camp Nou, entre otras cosas porque no gana en el Estadi desde hace 26 años, cuando era dirigido por José María Maguregui. "Me preocupa lo que le está pasando al Espanyol... por anormal", dijo, medio en broma, medio en serio.

"¿Juega Deco?", preguntó Valverde a un amigo en los pasillos del Camp Nou, estadio que fue su casa como futbolista, camino de hacerse la foto con Rijkaard. "No suelen ser titulares cuando vuelven de una lesión", le respondieron. Pareció aliviarse al saberlo. "Deco es mucho", asegura el txingurri. Lo que calla es que por si él fuera, mejor no verlo de vuelta. Pero ahí está el volante. Deco no sale hoy al campo, al menos desde el inicio, pero ha vuelto. Trascendente en el ánimo del grupo casi tanto como en el césped, Deco no juega desde que el Barcelona le ganó al Zaragoza el 16 de febrero. Así le ha ido al equipo. "Lo hemos notado" reconoce Xavi, consciente, o eso dice, de que Deco es capaz de cambiar un partido con una voz. "Manda y habla mucho. Yo, por lo menos, siempre atiendo su criterio porque hablamos mucho: '¡Fíjate en esto!, ¡Ten cuidado con ése!'. Durante el juego, corrige, ordena... Deco lidera", concluye el volante.

Ausente por lesión desde que en el calentamiento contra el Villareal sintió molestias, Deco ha vivido un año convulso en lo personal y en lo profesional. "No puedes escapar, tu cabeza tiene que estar centrada para jugar a este nivel y, quieras o no quieras, el cuerpo lo nota", dijo en situación parecida no hace tanto. El centrocampista, castigado por las lesiones y el ánimo tras superar momentos duros en lo personal, -fue epicentro de rumores al punto de que terminó reclamando consejo de abogados; "de mi compromiso no se duda", avisó- a Deco le ha dolido tanto la pierna como no poder ayudar al equipo, sabedor de que ha completado los peores registros desde que está en el Barcelona, en el que puede ser su último año.

"Deco es carácter", dice el camerunés Eto'o, para quien tenerle a su espalda siempre fue una garantía: "Nos aporta mucho, porque trabaja como un europeo y la toca como un brasileño", le definió Iniesta, que ayer regresó a la lista de convocados. "Verle te permite sentirte seguro", reconoció Messi, que hoy vuelve al Camp Nou. Hace un año, contra el Espanyol, marcó con la mano y ni eso le sirvió al Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de abril de 2008.

Lo más visto en...

Top 50