Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El nuevo Gobierno

"Papá, me van a nombrar ministra"

La titular de Igualdad, la más joven de la democracia, llega avalada por el presidente andaluz, Rubalcaba y Felipe González

"¡José Luis, sonríe! Tienes una sonrisa muy limpia que te favorece", se atrevió a recomendar Bibiana Aido a José Luis Rodríguez Zapatero antes de que éste subiera al escenario de un mitin en Cádiz, durante la precampaña de las pasadas elecciones municipales. Fue el primer encuentro que la titular del nuevo ministerio de Igualdad mantuvo con Zapatero. Once meses después, el pasado jueves, el presidente en funciones se reunió con ella durante más de tres horas en su despacho de La Moncloa. Zapatero le dijo a Bibi, como la llaman sus amigos y allegados: "Te quiero como ministra". Y será, con 31 años, la más joven que ha tenido la democracia.

Zapatero tenía tomada ya la decisión cuando, a las 11.00 del miércoles, la Secretaría de Presidencia del Gobierno telefoneó a Aido y la citó al día siguiente en La Moncloa. El presidente atesoraba magníficas referencias de ella, pero apenas la recordaba. Sus principales valedores han sido Manuel Chaves y Alfredo Pérez Rubalcaba, aunque también le hablaron de ella Felipe González y Luis Pizarro, número dos del PSOE andaluz. El encuentro cimentó aún más su elección. Aido no le apartó la mirada ni un instante y respondió con naturalidad a todas sus preguntas.

Chaves la acunó cuando ella tenía cuatro meses, en 1977

Nacida en el santuario del socialismo andaluz, Alcalá de los Gazules, habló con Zapatero del difunto Alfonso Perales, de cómo mamó la política desde chica (su padre, Paco Aido, fue alcalde de su municipio natal)... y de cómo aprendió a cantar la Internacional Socialista gracias al juguete que más recuerda de su infancia: un muñeco que su padre le trajo de un congreso de UGT. También compartieron las largas charlas que ha mantenido en los últimos años con Felipe González en su refugio de Castellar de la Frontera (Cádiz), o cómo Chaves la acunó con cuatro meses, en las elecciones de 1977, cuando se quedó a dormir en la casa de los Aido tras dejarle tirado su coche por las carreteras de la Sierra de Cádiz.

Tras el encuentro con Zapatero, Bibiana Aido llamó a su padre: "Papá, me van a nombrar ministra". Días antes, en su despacho de asesor en la Diputación de Cádiz, no apartaba orgulloso la mirada del televisor cuando su hija tomó posesión de su acta de diputada del parlamento andaluz. "Está tranquila tras el vértigo del primer momento", explica el padre.

Es un paso "gigantesco" en la carrera política de esta licenciada en Dirección de Empresas, pero Paco Aido y el socialismo andaluz ya sabían que le aguardaban grandes retos, como la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía o ser candidata del PSOE a la alcaldía de Cádiz tras ocuparse los últimos años de la Agencia Andaluza de Flamenco. "Pero no sabíamos que a tanto ni en tan poco tiempo. La sorpresa ha sido total", reconoce el secretario provincial del PSOE de Cádiz, Francisco González Cabaña.

Con todo, nadie tiene dudas de su compromiso en la defensa de la mujer como secretaria de Igualdad del PSOE gaditano. De hecho, comenta a sus colaboradores que su peor momento político fue cuando tuvo que entregar los Premios a la Igualdad Clara Campoamor el día en el que fueron asesinadas cuatro mujeres víctimas de la violencia de machista. El 12 de febrero, avanzada la precampaña, Bibiana Aido creó un blog llamado Amanece en Cádiz, un foro que, como ella misma confiesa, le ha servido para "comunicarse" con los ciudadanos. Su última entrega, que colgó horas antes de reunirse con Zapatero, fue toda una profecía: "Os recomiendo el artículo de Amparo Rubiales que transcribo a continuación, publicado hoy [por el pasado jueves] en EL PAÍS, en relación a los uniformes de las mujeres en la clínica San Rafael de Cádiz".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de abril de 2008