Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:32ª jornada de Liga

Al Barcelona le puede el vértigo

Frente al Recreativo, los azulgrana conceden un nuevo empate en un partido muy abierto

No espabila el Barcelona, que se quedó de nuevo en tierra de nadie después de un partido de vértigo resuelto con otro empate. A los azulgrana siempre les costó remontar, pero ahora ni siquiera saben aprovechar sus ventajas. Ya les ocurrió en Almería. Los dos goles de Eto'o fueron neutralizados por Rubén.

El partido fue un ir y venir en las dos áreas. Apenas tuvo un punto de pausa, circunstancia comprensible desde el punto de vista del Recreativo, que necesita los puntos para evitar el descenso. Al Barça, en cambio, pocas veces se le había visto tan disparado: especialmente contundente en el área contraria y, al mismo tiempo, muy vulnerable en la propia. La zaga no respondió colectivamente al buen cartel individual de sus defensas. Los laterales Zambrotta y Abidal eran desbordados con relativa facilidad y los centrales Puyol y Milito no daban abasto porque se les exigía reiteradamente.

RECREATIVO 2 - BARCELONA 2

Recreativo: Sorrentino; Bouzón, Quique Álvarez (Edu Moya, m. 46), Beto, Poli; Camuñas, Jesús Vázquez, Martins (Barber, m. 82), Aítor (Varela, m. 62); Sinama y Marcos Rubén. No utilizados: Barbosa; Gerard, Javi Guerrero y E. Martin.

Barcelona: Valdés; Zambrotta, Puyol, Milito, Abidal; Xavi, Touré, Gudjohnsen (Edmilson, m. 66); Giovani (Messi, m. 64), Eto'o y Ezquerro (Víctor Vázquez, m. 77). No utilizados: Pinto; Thuram, Sylvinho y Márquez.

Goles: 0-1. M. 1. Eto'o cabecea un centro de Giovani 1-1. M. 41. Sinama centra, Marcos Rubén cabecea y Valdés detiene la pelota sobre la línea; el árbitro da gol. 1-2. M. 46. Eto'o engancha un remate duro y a media altura desde fuera del área. 2-2 M. 70. Marcos Rubén cabecea sin ángulo un centro de Camuñas desde la derecha.

Árbitro: Clos Gómez. Amonestó a Quique Álvarez, Valdés y Poli.

Unos 20.000 espectadores en el Nuevo Colombino.

El árbitro concedió el primer gol local pese a que el balón no traspasó la línea

No supo jugar el Barcelona pese a contar dos goles alcanzados en los momentos iniciales de cada periodo. Perdió el control del juego y se entregó a un intercambio de golpes del que sacó buen partido por la puntería de Eto'o y el intervencionismo del irregular Valdés.

El guardameta recibió remates frontales y desde todos los costados. No pudo evitar que el árbitro concediera el gol del empate momentáneo a instancias del juez de línea. Sinama centró desde la izquierda, Rubén cabeceó y Valdés controló con dificultades la pelota. Pese a que las imágenes de televisión desvelaron que el balón no llegó a traspasar totalmente la línea de meta como indica el reglamento, Clos Gómez dio por válido el tanto: 1-1.

Renudado el encuentro, la respuesta de Eto'o volvió a ser fulminante. El ariete enganchó un disparo terminal desde fuera del área. Igualmente contestario y acertado resultó Rubén, que repitió con un cabezazo. Aunque no tenía ángulo, el delantero cruzó la pelota frente a Valdés, vencido en el suelo, sin decir ni pío, incapaz de tapar el testarazo de la misma manera que Abidal no supo tapar el centro. El Barça se comía tanto los centros como los cabezazos.

El segundo empate llegó en un momento de efervescencia barcelonista por la salida de Messi, que reaparecía después de la lesión sufrida hace un mes contra el Celtic en el Camp Nou. El argentino aceleró como en sus buenos tiempos y forzó una ocasión estupenda que la defensa local corrigió a última hora, cuando el delantero se disponía a sellar la victoria azulgrana.

La determinación y el despliegue del Recreativo pesaron más que la poca confianza del Barcelona, al que la Liga parece darle igual empeñado como está con la Champions. Así lo certificó la alineación y también los cambios de Rijkaard, que llegó a dar entrada a Edmilson por Gudjohnsen, espabilado al inicio y fundido después. Quizá porque el islandés tuvo más presencia en la elaboración que Xavi, el juego barcelonista fue demasiado previsible y, por más cambios que hubo entre los delanteros, no supo imponer su jerarquía.

Al Recreativo le alcanzó con juntar las líneas y esforzarse en la media con cuatro centrocampistas. Es un equipo que tiene una fe ciega en sus posibilidades. Las oportunidades menguaron con el tiempo y el partido acabó con un empate que le sirve más al Recre que al Barça, que ya parece más pendiente del Villarreal que del líder, el Madrid.

Pese a que el empate pueda decir lo contrario, el Barcelona ha perdido equilibrio. Es un equipo muy poco fiable, sobre todo en su área, en la que le falta consistencia desde que las lesiones rompieron el eje Márquez-Milito. La ausencia de Iniesta, por lo demás, le restó ayer juego en la línea medular. El equipo fue muy directo, como se le demanda a menudo, pero, a cambio, también resultó más permeable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de abril de 2008