Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La poetisa Núria Amat

La 'novelista' explora los meandros de la vida y el amor en 'Poemas impuros'

Arropada por sus amigos, entre los que se encontraban Eduardo Mendoza y el ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall, la escritora Núria Amat presentó ayer su primer libro de poesía, Poemas impuros (Bruguera). El amor, la muerte, la escritura y el deseo son motivos recurrentes de los versos que componen un libro tan iconoclasta, como llenos de sentimientos y vida.

"El poema ha de ser subversivo en estos tiempos de barbarie", defendió la autora, que estuvo acompañada en la presentación por el traductor de su obra al inglés, Peter Bush; la editora Ana María Moix y la cantaora Mayte Martín, que recitó algunos de los poemas de Amat.

Aunque éste sea su primer poemario, la escritora no es totalmente novel en el género. Así, hace unos años publicó Amor infiel, un libro que debía ser la traducción de los poemas de su admirada Emily Dickinson y que acabó en una recreación de los mimos. Aquella experiencia le abrió nuevas puertas y Amat dice que ahora ha encontrado su propia voz poética.

El trabajo, reconoce, ha sido duro y ha necesitado dos años para llevar al papel los versos que le rondaban en la cabeza y el corazón. "Como decía San Juan de la Cruz, para escribir poemas se necesita un estado especial que no se adquiere en un día. Es un estado de desvarío. Escribo por necesidad. Han sido dos años en los que he vivido enajenada, sin poder pensar en otra novela", recordó Amat, que tiene entre sus referentes a Santa Teresa de Jesús, con la que ya comparte cierta heterodoxia con estos Poemas impuros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de abril de 2008