Detenido el padrastro de la joven asesinada en Lanzarote en diciembre

Antonio Luis Ferreira Machado, el padrastro de la joven dominicana Yuliiza Antonia Pérez, asesinada hace cinco meses en la isla canaria de Lanzarote, ha sido detenido por su posible implicación en este caso de muerte violenta, después de que las pruebas genéticas practicadas en los restos biológicos hallados en su vehículo coincidieran con el ADN de la fallecida y de él mismo.

La detención se produjo este lunes por la noche y será puesto a disposición judicial mañana, jueves. La titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Arrecife recuerda que las actuaciones de esta caso siguen siendo secretas, recalca en una nota el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que confirma que Ferreira Machado está "imputado por homicidio" en la muerte de la joven.

Precisamente, el giro de la investigación se produce a cinco meses exactos del suceso que conmocionó unas islas que ya de por sí viven en cierta alarma, tras la desaparición de Sara Morales y Yeremi Vargas (ambos en la isla de Gran Canaria), de los que aún no se sabe nada, a pesar de que llevan uno y dos años en paradero desconocido.

Intentaron lincharlo

El cuerpo de la joven fue hallado atado y semienterrado en un camino de tierra que conduce al vertedero, sin signos de violencia sexual, ni de maltrato, por lo que entonces se apuntó la asfixia como causa de la muerte más probable. Tras cinco días de búsqueda en los que no participó el padrastro, que permaneció tranquilamente en su piso, los vecinos intentaron lincharlo en varias ocasiones.

Por su propia seguridad, el albañil fue encerrado durante varios días en la comisaría de policía de Arrecife, custodiado por la policía, para evitar que muriera a manos de numerosos integrantes de la comunidad dominicana y de vecinos de esta familia.

Cinco meses después, han sido los propios agentes los que lo han detenido tras conocer los resultados de los análisis genéticos de los restos encontrados en el vehículo del presunto asesino. La madre de Yuliiza, Hirma Altagracia, que vivía desde entonces separada de su pareja, quedó conmocionada por la información (que supo por los periodistas de un programa de televisión) y sólo declaró "ahora por fin se hará justicia", con lo que expresaba las dudas que siempre tuvo sobre la autoría del crimen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de abril de 2008.

Lo más visto en...

Top 50