Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descuentos hasta de 50.000 euros para quien compre un piso

El Salón Inmobiliario de Madrid abre sus puertas en un clima de pesimismo

Los comerciales tienen el don de ver siempre el lado positivo de las cosas. Pero, a pesar de sus intentos de convencer a los más escépticos de que las primeras horas del Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) iban sobre ruedas, a mediodía de ayer ya era evidente que los pasillos del recinto ferial por los que se podía andar sin estrecheces nada tenían que ver con los de la edición de 2007. Porque lo que a principios del año pasado se percibía como el principio del fin del boom del ladrillo, ahora se ha convertido en crisis en toda regla.

Los únicos expositores en los que ayer se veían aglomeraciones eran los de las empresas que han asumido la nueva coyuntura y han hecho recortes de precios sustanciales. Como Habitat. Después de escapar de la suspensión de pagos por los pelos, la inmobiliaria catalana hace esfuerzos evidentes por colocar su stock de viviendas, para lo que premia a cualquier comprador que cierre una operación con una rebaja de hasta 50.000 euros. O Prasa, que ofrece un "sueldo para tu hipoteca" durante el primer año al comprar una casa en el SIMA. En el caso de una hipoteca de 1.100 euros al mes, la compañía aporta un salario de 800 euros.

Al lado de los curiosos que se acercaban al stand de Habitat, en un cuadrilátero luchaban dos hombres enfundados en mallas ajustadas de superhéroes. Mientras el representante de la inmobiliaria en cuestión golpeaba al otro, que llevaba la palabra hipoteca en su traje, el presentador de la sesión de lucha libre, más propia del programa Pressing Catch que de un salón inmobiliario, preguntaba a los observadores: "¿Quién no tiene ganas de acabar con su hipoteca?".

Otra empresa que se ha apuntado a las rebajas es Sando, que ofrece descuentos de hasta el 20% en las viviendas de España y Polonia que venda en el SIMA.

Los malos momentos del salón no sólo se notan al mirar los pasillos de Ifema, sino también en los datos oficiales que ofrece el salón. Como la caída del 30% en el número de expositores. Hasta el sábado, un total de 550 empresas presentarán en el evento casi 1.500 promociones en España y otros 19 países. O las casi 160.000 viviendas que el SIMA comercializa este año, un 20% menos que en 2007.

Además de los descuentos, la otra arma que usan los promotores para hacer frente a la crisis es ofrecer pisos en mercados que prometen que en los próximos años serán boyantes. La oferta internacional representa más de una cuarta parte del total, siete puntos más que en la pasada edición. Algo más de la mitad de los 42.668 pisos que se comercializan en el exterior están en América Latina, y Europa del Este también gana peso.

El representante de una promotora reconoce que su labor en el salón consiste en convencer a los que dudan de que éste es el momento adecuado para comprarse un piso. Y que para ello tiene que luchar contra la idea que, dice, "está en el aire", de que los precios van a bajar. ¿Y cómo lo hace? "Pues respondiendo a sus preguntas, generando confianza y convenciéndoles de que la oferta que le presentas es la mejor", responde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de abril de 2008