Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sede del PP de Benidorm, a subasta

Un copropietario del inmueble gracias a un embargo pide al juez su venta

El juzgado de primera instancia número 2 de Benidorm ha admitido a trámite una demanda de unos subasteros, copropietarios de la quinta parte de la sede local del PP de Benidorm a raíz de un embargo, para la venta del inmueble. La demanda se dirige contra tres destacados dirigentes del PP de Benidorm: el ex presidente de la Generalitat Eduardo Zaplana, el senador Miguel Barceló y el ex concejal de Urbanismo Antonio Botella. Éstos, junto al militante Salvador Galiana y el diputado nacional Francisco Vicente Murcia, son los titulares primitivos de la sede. En 2004 salió de la propiedad el diputado Murcia debido a un embargo de casi 5.000 euros, y su lugar fue ocupado por los subasteros Barrena y Galán.

La demanda se presentó el 17 de julio de 2007 por el matrimonio formado por Leandro Barrena García y Josefa Galán Galán, copropietarios de la sede. El juez deberá decidir si los locales son subastados o no. Los demandantes solicitan la disolución de la comunidad de propietarios de la que forman parte y que se condene a éstos a vender la posesión "en pública subasta y con licitación de extraños repartiéndose su importe en proporción a las respectivas participaciones de los copropietarios".

La sede es el principal recurso patrimonial de una de las agrupaciones locales más importantes del PP en toda España, con más de 2.000 afiliados, y tiene un elevado valor sentimental para el despegue político del partido y del ex alcalde de Benidorm Eduardo Zaplana. De hecho, el PP de esta ciudad logró una de las mayores cuotas de poder en los años noventa, cuando Zaplana gobernaba en la Generalitat y sus personas más cercanas alcanzaron puestos de gran relevancia política. El local ocupa una superficie construida de 89,48 metros cuadrados en el tercer piso del un céntrico edificio de la Plaza Mayor, en la calle de Tomas Ortuño, 8. Los militantes del PP compraron el inmueble por 3.211 euros y los subasteros piden ahora que se subaste por un precio salida de 34.530 euros.

El diputado nacional del PP Francisco Murcia culpa a su ex mujer, Elena Ambel Sánchez, de la situación en la que se encuentra la sede del PP. Murcia calificó de "impresentable" a su ex pareja por no avisarle del embargo que ha provocado la demanda. "Yo por ese dinero me hubiera quedado con su parte", indicó. "Son cuatro duros", añadió. Según su versión, cuando la embargaron su mujer vivía en Badajoz, y él no se enteró hasta que tuvieron "la demanda encima de la mesa". "No tuvo la decencia de llamarme, y no me enteré hasta que no estaba ya adjudicado, y ya no puedo hacer nada", lamentó. El diputado nacional del PP subrayó que "ni el partido debe nada ni hay una acción penal por medio". "Se trata de un tema civil que no tiene nada que ver con el partido".

La presidenta del PP, Gema Amor, no quiso hacer declaraciones y señaló que era una "cuestión interna que sigue sus cauces". El secretario general, Sebastián Fernández, reconoció que la dirección local "está al corriente", pero "son los propietarios los que están haciendo lo que tengan que hacer con sus abogados".

La historia de la sede local del PP de Benidorm se remonta a diciembre de 1991, cuando cinco pesos pesados del partido acudieron al notario Carlos Goicoechea Rubio para firmar la escritura de compra a la promotora Coblanca, SA, por valor de 3.211 euros, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico. Los matrimonios formados por Salvador Galiana Blanquer y María Rovira Martínez, Antonio Botella Soler y María Manchón Ferrer, Eduardo Zaplana Hernández Soro y Rosa Barceló Martorell, Miguel Barceló Pérez y Dolores Martorell Lorca, y Francisco Vicente Murcia Barceló y Elena Ambel Sánchez-Cuadrado constituyeron una sociedad de bienes para adquirir el piso tercero en el edificio número 8 de la calle de Tomás Ortuño de Benidorm.

Más adelante, la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Extremadura embargó a Francisco Murcia su parte en el inmueble por una deuda de 4.998,48 euros contraída por su esposa, con quien éste tenía acordado un reparto de bienes de carácter ganancial. El 19 de noviembre de 2003 se acordó la venta pública en subasta, y cuatro días más tarde, Barrena se quedaba con parte del inmueble por 6.906 euros. El proceso debía garantizar a Francisco Murcia la posibilidad de concurrir y mejorar la propuesta, algo que no hizo y ha llevado el caso a la situación actual. Francisco Murcia Barceló es sobrino del veterano senador Miguel Barceló, su valedor político y principal dirigente del PP local.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de abril de 2008