El jefe del Arca de Zoé acusa a Kouchner de la crisis de Chad

Eric Breteau, presidente del Arca de Zoé, organización implicada en el secuestro frustrado de 103 niños en Chad, no se arrepiente de nada. "Volvería a intentarlo porque lo importante es hacer avanzar la causa de Darfur", dijo ayer en una radio francesa.

Sin otra prueba que su palabra, acusó al ministro de Exteriores francés. "Bernard Kouchner estaba al corriente. Hablé con su consejero. Queríamos crear un incidente internacional que obligase a la comunidad internacional a intervenir en Darfur. Compartió mi análisis; sobre todo, el impacto que nuestra acción habría tenido en Sudán".

Lo único que lamenta Breteau es que "la mayoría de los niños hayan sido reenviados al infierno de Darfur por personas sin escrúpulos".

Sobre el dinero entregado por quienes creían adoptar un niño de Darfur, Breteau aclaró que "las familias no pagaron para adoptar sino para que nuestra expedición fuera posible". De momento, cinco de las familias se han querellado contra el Arca de Zoé.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS