Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tercer error en el atestado del accidente de Enaitz Iriondo: la tasa de alcohol

El atestado sobre el accidente que causó la muerte de Enaitz Iriondo el 26 de agosto de 2004 tiene un tercer error. Según el nuevo informe de la Unidad de Reconstrucción de Accidentes de la Guardia Civil de Tráfico, Tomás Delgado tenía una tasa de alcohol en la sangre de entre 0,23 y 0,27 miligramos (el límite legal es 0,25) cuando atropelló a Enaitz. El primer atestado con el que se desestimó la causa penal en su contra marcaba 0,15 mg.

Ese informe de la Guardia Civil se equivocó en gran parte de los datos cuestionados por la familia del joven fallecido: la velocidad, estimada ahora entre 140 y 160 km/h en vez de los 113 del primer atestado, el ángulo de impacto entre el coche y la bicicleta de Enaitz (45 grados en vez de 90) y la tasa de alcohol. Los Iriondo alegaban que dio negativo porque la prueba le fue realizada 93 minutos después del accidente. El punto de impacto señalado en el nuevo informe es similar al indicado inicialmente, en la intersección del camino rural recorrido por Enaitz en bicicleta y la carretera, muy cerca de donde el primer atestado asegura que el joven se saltó un stop.

El informe recalca también que, aunque el límite máximo de velocidad de la carretera son 90 km/h, Delgado debería de haber ido como mucho a 65 km/h, teniendo en cuenta la poca iluminación. El conductor hablará ante el fiscal de la Rioja la semana que viene. Si el ministerio público estima que hay pruebas suficientes para pedir la reapertura de la vía penal contra Delgado, todo estará en manos del juzgado de Haro que ya desestimó la reapertura de la causa penal, pese a saberse que demandó a la familia exigiendo 20.000 euros por los daños a su coche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de abril de 2008