Zapatero asume que será presidente sólo con los votos del PSOE

Los socialistas eluden compromisos con los minoritarios, que no le apoyarán

Son buenos anfitriones, muy cordiales. Saludan, escuchan las posiciones de sus interlocutores, hacen alguna puntualización, toman nota, sonríen... Y eso es todo. No piden nada ni se comprometen a nada. Ésta es la síntesis del ritual con el que se desarrollan las reuniones de dirigentes del PSOE y del Grupo Parlamentario Socialista con representantes de partidos de la oposición para conocer sus intenciones respecto a la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno.

La interpretación de éstos es que el PSOE ha asumido que Zapatero no obtendrá la mayoría absoluta que requeriría para ser investido presidente del Gobierno en la primera votación, prevista para el próximo día 9. Lo será 48 horas después, en segunda votación, por mayoría simple, con el voto de sus 169 diputados. Los grupos consultados por el PSOE están más inclinados a abstenerse que a votar no.

Los socialistas no desmienten todas esas previsiones, que encajan en su estrategia política. Sus 169 diputados le dan margen para llevar adelante su proyecto político sin someterse al forcejeo de una negociación a toda prisa y con exigencias de contrapartidas, explican en la dirección del PSOE. Los socialistas huyen de parecer cautivos de los nacionalistas y débiles frente a ellos. Es la misma posición mantenida en la preparación de la elección de José Bono como presidente del Congreso, que resultó elegido en segunda vuelta.

Lo mismo le va a ocurrir a Zapatero, aunque anoche todavía no lo reconoció, ni lo descartó, el secretario general del Grupo Socialista, Ramón Jáuregui. Éste compareció públicamente tras finalizar la ronda de conversaciones con los diputados de seis formaciones: Nafarroa Bai, BNG, CC, ERC, IU-ICV y UPD. Estos fueron convocados por el portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, junto a Jáuregui y el secretario de Organización del PSOE, José Blanco.

Los representantes de estos partidos fueron recibidos por el Rey, a quien corresponde recabar su posición sobre quién puede tener apoyo suficiente para ser investido presidente del Gobierno. "Queremos construir el pórtico de un marco de relaciones y de acuerdos con todos, variados, y con márgenes de libertad", explicó Jáuregui, en palabras que indican que el PSOE no busca alianzas estables. El viernes culminarán las reuniones con CiU, PNV y PP. Los dos primeros planean abstenerse en la votación de investidura, y el PP prevé votar no.

Nafarroa Bai Condición: retirar el apoyo a UPN en Navarra

Las negociaciones frustradas hace un año entre los socialistas y los nacionalistas de Nafarroa Bai para formar gobierno en Navarra condicionan de manera absoluta la posición de este grupo en relación a la investidura de Rodríguez Zapatero. Así lo manifestó ayer la única diputada de NaBai, Uxue Barkos, a sus interlocutores del PSOE.A Barkos le gustaría escuchar "si los socialistas van a seguir siendo socios de la derecha navarra", es decir, si van a permitir que siga gobernando UPN (marca navarra del PP) o están abiertos a recuperar la negociación para mandar a la derecha a la oposición. Como no es probable que Zapatero anuncie eso, lo previsible es que NaBai se abstenga en la investidura.

Coalición Canaria Pendientes de compromisos concretos con Canarias

No hay una decisión firme hasta no escuchar el discurso de investidura de Zapatero. La portavoz de Coalición Canaria (CC), Ana María Oramas, calificó de "muy positiva" la reunión con los dirigentes socialistas y señaló: "Todo dependerá de los compromisos que el presidente adquiera con Canarias". CC -que tiene dos escaños- optará probablemente entre el sí y la abstención.Pero ya es una novedad que unos y otros hablen de "diálogo cordial". Las relaciones entre CC y el Gobierno central se deterioraron notablemente desde las elecciones autonómicas del pasado año, en las que el PSOE fue primera fuerza política en Canarias pero no gobierna porque CC y PP pactaron.

IU-ICV Cambio de la Ley Electoral y apuesta por el ecologismo

"No nos han pedido el voto a favor de la investidura de Zapatero, pero tampoco se lo vamos a dar", declaró ayer Gaspar Llamazares (IU). A lo único que se compromete el PSOE es a "estudiar y abrir una reflexión" sobre la reforma de la Ley Electoral, que castiga a IU. Eso no es suficiente, y por eso Llamazares se inclina por la abstención en la investidura. "El PSOE no se toma la molestia de negociar", protestó.El socio catalán de IU, Iniciativa per Catalunya Els Verds (ICV), también ve "difícil" dar su voto. El diputado Joan Herrera subrayó los ejes de sus demandas: políticas medioambientales, desarrollo de libertades y el compromiso con el desarrollo del Estatuto de Cataluña.

BNG Abiertos a pactos pero con más autogobierno

Los dos diputados del Bloque Nacionalista Galego (BNG) se abstuvieron en la votación de José Bono y todo apunta a que también se abstendrán en la investidura de Rodríguez Zapatero. Pero el BNG afronta esta legislatura con una "disposición plenamente constructiva" y está abierto a convertirse en "socio de referencia" para el PSOE, según dijo ayer su portavoz, Francisco Jorquera.El BNG tiene cuatro reclamaciones principales: aumentar el autogobierno, traspasando por ejemplo las competencias en tráfico; que se garantice un "ritmo inversor", que el astillero Ferrol-FENE se recupere para el mercado de la construcción naval civil y la reforma del sistema de voto de los emigrantes.

UPD Reformas de la Constitución e igualdad territorial

No le ha dado ninguna pista sobre qué votará al que fuera su secretario general hasta hace menos de un año. Rosa Díez, diputada de Unión, Progreso y Democracia (UPD), ex militante del PSOE, asegura que todo dependerá del programa que Zapatero exponga.No será fácil que sus expectativas se colmen, porque no hay nada previsto en el programa del PSOE respecto a cambiar la Constitución y un paquete de leyes sobre la descentralización del poder en España, como Díez propone para conseguir "la igualdad de los españoles". De momento, el reencuentro con sus ex compañeros fue aparentemente menos tenso de lo previsible. Al menos en las fotos, se les ve sonrientes.

ERC Publicación de las balanzas fiscales y nueva financiación

Para el portavoz de Esquerra Republicana (ERC), Joan Ridao -cuyo grupo ha pasado de ocho a tres escaños-, atrás queda la confianza que depositaron en Zapatero hace cuatro años cuando apoyaron su investidura. La retirada de las tropas de Irak, la derogación del trasvase del Ebro y el apoyo a la reforma del Estatuto de Cataluña justificaron con creces ese apoyo, afirma."Pero ahora no nos fiamos", dijo Ridao para explicar que ERC se mueve entre el no y la abstención. Sus exigencias: publicación de las balanzas fiscales y que la nueva financiación autonómica reduzca "drásticamente" el déficit catalán. Eso sí, ERC viene a hacer política y "si hay partido", lo jugará.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 02 de abril de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50