Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Le pegaron un tiro a sange fría y encima le patearon"

Cuatro heridos en una pelea en Madrid

La bala cruzó la puerta del local y le impactó en el pecho. Eran la 1.43. El hombre cayó al suelo. "Daba saltos, como en las películas". A los pocos segundos, otros dos hombres salieron del local. Uno iba en silla de ruedas. El que andaba por su propio pie se le acercó y le pegó una patada. "Con una sangre fría... Mira que yo estoy acostumbrado a estas cosas... Pero lo de este tío..."

Es la reconstrucción de la reyerta que ocurrió ayer de madrugada en un bar del paseo de Santa María de la Cabeza (Madrid), según a grabación realizada por las cámaras de un restaurante contiguo. El técnico que visionó las imágenes con la policía, y que prefirió no dar su nombre, contó lo que contenían: "Fue un tiro a sangre fría y encima le patearon".

En el barrio, todo eran ayer murmullos. La persiana del bar Nadiusk's, donde ocurrió la reyerta, estaba bajada. Unas horas antes, varios hombres, de nacionalidad venezolana y colombiana, según un portavoz de la policía, se enzarzaron en una pelea. El peor parado, un colombiano de 39 años, que recibió un balazo en el pecho y ayer se encontraba grave. Otros tres varones resultaron heridos por arma blanca, uno de ellos, también de gravedad. Los cuatro fueron ingresados en el hospital Doce de octubre de la capital.

"Le abrieron en canal", aseguró Manuel, un vecino del bloque que colinda con el bar. En el suelo, donde estuvo tendido el herido de bala, aún hay manchas de sangre. Manuel estaba en su casa viendo la televisión. "Escuché pum, pum y me asomé a la ventana. Vi a dos chavales que salían corriendo hacia la esquina". El toldo del restaurante gallego le impidió ver si salían del Naidusk's, y si eran más.

Las seis cámaras del restaurante grabaron el suceso. "Las tengo por seguridad", explicó ayer el dueño, que se desvinculó del Nadiusk's: "A ese sitio no he entrado, ni entraré". No quiso decir por qué. "Esto es cosa de drogas", explicó una vecina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de marzo de 2008